¿Un nuevo comienzo?

¿Un nuevo comienzo?

Luego del sonado caso que oscureció al fútbol mundial y local se dio lo que todos pedían, la renuncia del presidente de la FEF. Tuvieron que pasar algunos meses para que se cristalice la salida de quien fuera por más de 18 años el principal del fútbol en el país.

Pero, ¿qué pasó después? ¿quién comanda ahora los destinos del balompié criollo? Pues no es otro que quien fuera compañero de fórmula del desprestigiado dirigente, antes todopoderoso y ahora caído en desgracia. Desde su interinazgo (reemplazó al titular de la Federación mientras cumplía con una suspensión de 90 días) parecería que comenzó a construir una imagen que lo distancie de su otrora binomio.

Incluso los Paz, padre e hijo, declaraban que desde el mismo trato, más abierto y proclive a consensos, existió un cambio en el manejo dirigencial desde la Ecuafútbol. Tal parece que todos o la mayoría de dirigentes están conformes con el sucesor al trono, ratificado por el Directorio.

Sin embargo esta elección no ha sido del todo satisfactoria para la afición y esto ha sido evidente en el malestar expresado sobre todo en redes sociales. La sensación de que el cambio de unos cuantos nombres en el seno de la Federación no es suficiente para remodelar y reinventar a un fútbol en crisis está latente en la gente. Cuesta creer que quienes se quedan hayan sido totalmente ajenos y hayan desconocido lo que se cocía en las altas esferas.

Veremos como se desarrollan los acontecimientos, en lo estrictamente futbolístico tenemos una selección con un presente magnífico a pocos días de enfrentar dos fechas más de las durísimas eliminatorias, pero con un torneo doméstico con unos clubes que semana a semana tienen que hacer artes malabares para cumplir con sus obligaciones.

La tarea es enorme para los que ahora deben recuperar el prestigio perdido, no de ahora sino hace mucho. Confiemos en que la decisión tomada sea la mejor y que realmente se produzcan los cambios que se necesitan de manera prioritaria. El tiempo lo dirá.

Deja tu comentario: