¡Qué viva Liga!

¡Qué viva Liga!

“Tres adelantes por la Universidad Central … adelante, adelante, adelante universidad, en el tiempo, en el espacio tu nombre sonará… Universidad, Universidad, Central”. Hace 91 años el Club Universitario pasó a llamarse Liga Deportiva Universitaria, nombre bendito que ha engalanado al fútbol de Quito, de Pichincha, de Ecuador, de América.

Recuerdo de muy niño pasar horas sentando junto al equipo de sonido escuchando el disco del Clan 5, a través de cuyos relatos y canciones conocía y revivía la historia de la “U”. A pesar de nunca haberlos visto jugar, los apellidos Maezo, Zambrano, Alé, Portilla, Tapia, Carrera, Bertocchi, Zubía, Solimando, Soussman, Larrea, De Carlos, Vaca, Moreno, etc; eran muy familiares y se convertían en los primeros ídolos de un nobel hincha. “La Bordadora” había marcado historia en el futbol capitalino desde su nacimiento. El primer título local en 1932, el primer bicampeonato de torneos AFNA en 1961, el primer título nacional en 1969, el primer bicampeonato nacional en 1975 son varias de las fechas que forman parte del palmarés albo y que, con los éxitos internacionales, lo han convertido en el “Rey de Copas” ecuatoriano.

Ya mis primeros recuerdos en el estadio, más allá de jugar con los “tillos” en las gradas, vienen de los 80 y 90. A pesar de que fueron años de sequía, hubo jugadores que marcaron mi amor por Liga: El chileno Ovalle, la “rana” Valencia, los peruanos Antón y De la Rosa, Janio Pinto, el “pulpo” Bolaños, Nelson Guerrero, Danilo Samaniego, Carlos Ernesto Berrueta; entre otros futbolistas a los que semana a semana veíamos desde las gradas del Atahualpa junto a mi padre.

Hasta que llegó el día de gritar por primera vez “campeones”. Recuerdo inolvidable. Desde las gradas de la general norte disfruté de mi primer título como hincha de Liga. Justo en ese arco fueron los goles del “gringo” Berrueta, como no gritar hasta quedar sin voz ese tercer gol de sobrerito al arquero Morales. Y si fue el primer título, pues también fue el primer baño en la pileta de la Universidad Central.

Vinieron otros años de sequía, con la inauguración del estadio en el medio. Cambiamos de casa y con ello llegaron los éxitos más importantes de Liga. Bicampeones 1998-1999, campeones 2003, 2005, 2007, 2010, 2018 y, obviamente los títulos internacionales: Libertadores 2008, Sudamericana 2009, bicampeón de la Recopa 2009-2010. A mi memoria llegan partidos memorables: La remontada a Barcelona cuando perdíamos 2 a 0 y con goles del “Gato” Perez y Maggiolo vencimos 3-2 (1999), la victoria frente a River Plate 1-0 con gol de Capurro en el último minuto (1999), la remontada frente a Santos cuando perdíamos 2-0 y terminamos ganando 4-2 con gran actuación de Paul Ambrossi y Franklin Salas (2004), la definición en penales contra San Lorenzo en los cuartos de final de la Copa Libertadores (2008), y la victoria 1-0 frente a Emelec para obtener el último título luego de otros 8 años de sequía. Este último muy especial para mí, pues fue el primero que vivió mi hijo, y -por supuesto- su primer baño también en la pileta.

Corto pero sentido recorrido de la historia de Liga desde la visión de un hincha que desde muy pequeño asiste a los estadios junto a su padre y cuya herencia ha podido también transmitir a sus hijos. El amor por el equipo albo ha estado en mi vida siempre, hemos llorado, reído, ganado, perdido; pero siempre hemos dicho con amor y orgullo que llevamos a la “U” en el corazón. ¡Qué viva Liga!

Deja tu comentario: