Por algo es La Bordadora

Por algo es La Bordadora

Fernando Sevilla, escribiendo para la página oficial de Liga, presenta una apasionada defensa de Alexander Domínguez frente a la casi universal crítica que ha recibido el jugador albo tras sus últimas actuaciones en la portería del equipo. El intento del Sr. Sevilla es digno de apreciar, sin embargo, creo que es necesario discutir lo que me parecen ser errores en sus apreciaciones.

Criticar de ligereza a los hinchas que han mostrado su descontento con las actuaciones de “Dida” no adelanta el discurso o sirve como guía, como cree el Sr. Sevilla necesario, hacia la formación de un mejor criterio en la hinchada, la antagoniza. El negar la existencia de un error no promueve el desarrollo de un jugador en el comienzo de su carrera, lo limita.

Comparto con el Sr. Sevilla en rechazar por completo los insultos y ataques desmedidos que ha sufrido “Dida” por parte de algunos hinchas en foros de Internet y, peor aún, la misma Casa Blanca. Recientemente, Diego A. Calderón y Carlos Luna fueron víctimas de la misma falta de respeto mostrada ahora hacia Domínguez. Todos estos actos son despreciables y deberían terminar. Esto, sin embargo, no puede ni debe invalidar la crítica genuina, respetuosa y razonada que el Sr. Sevilla olvida distinguir en su generalizado reproche. El hincha merece el mismo respeto de la dirigencia (y los medios relacionados con la dirigencia) que el que se pide de él hacia los jugadores. El decir que el hincha de Liga está cegado por un “recientemente adquirido paladar negro” desdice del gusto por el fútbol exquisito practicado a lo largo de los años por “La Bordadora.” El hincha de Liga se enorgullece, casi por definición,  de dicho paladar negro, no lo reniega ni lo obtuvo recientemente.

Por otro lado hablar únicamente de las jugadas que terminaron en gol ante EMELEC y Deportivo Quito limita arbitrariamente el contexto en medio del cual se genera la crítica hacia Domínguez. Ya son varios los partidos en los que “Dida” se ha mostrado generalmente inseguro en sus salidas, son varios los rebotes hacia el centro que han puesto el arco de Liga en peligro y pocos los saques acertados que ha generado el portero albo para su equipo. El Sr. Sevilla niega rotundamente que “Dida” se haya equivocado ante EMELEC. Prefiere apuntar hacia las dificultades que presenta el balón, el rebote que da este mismo antes de llegar a las manos del portero albo y el “fortísimo tiro” del “mejor lanzador de disparos de fuera del área del país” (David Quiroz.)

Practicando el mismo respeto que se pide hacia la hinchada, sería un error decir que el Sr. Sevilla no ve o no quiere ver el error de “Dida”. Sin embargo no entiendo por qué acepta implícitamente que “Domínguez” si erró ante el Deportivo Quito cuando igualmente se puede decir que el gol se debió al impredecible curso que toma el balón tras el ágil pase del habilidoso Saritama sumado a la concentración y excelente definición sin ángulo de Isaac Mina.

En este sentido, Edgardo Bauza sostiene la contínua presencia de Alexander Dominguez en el rol titular bajo un diferente argumento. Como dijo recientemente en rueda de prensa, si es que se tiene que sacar un jugador por cada error que cometa se necesitarían ocho cambios por partido. Es decir, es mejor dar confianza a un jugador que ha mostrado potencial para llegar a ser el mejor portero de Ecuador que sacarlo de la titularidad y arriesgar un bajón crónico. Reconociendo la trayectoria del “Patón”, evitaré argumentar lo contrario.

1 Comentario

  • Renan Davila

    Sep 1, 2010 - Responde

    De acuerdo con el artículo, sin embargo ante ciertos errores y desconcentraciones si debe haber un llamado de atención ya que son profesionales, claro tampoco cortar cabezas, algo tipicamente ecuatoriano en todos los ambitos, además recordemos que hubiera pasado si Bauza le volaba la cabeza a Guerron …

Deja tu comentario: