No es destruir, pero….

No es destruir, pero….

Liga comenzó la competencia oficial del 2016 con pie izquierdo, porque hay que ser claros: perder por dos goles, sin marcar, jugando un mal partido, ante un rival recién ascendido y dejando algunas dudas tanto en la disposición táctica como en la definición del once abridor ni se acerca a una presentación acorde a la expectativa generada.

No se trata de destruir, no; se trata de ser objetivos frente a una realidad que se pudo ver el domingo: a Liga le falta mucho trabajo, parecería que Borghi pese a toda su experiencia aún no encuentra la forma de hacer funcionar a esta nueva versión alba. Por supuesto que es el primer partido y que el técnico no es un mago para hacer que en cinco semanas el equipo sea una máquina bien aceitada, pero se van viendo ciertos detalles que a más de uno nos pone atentos.

Uno de ellos es la incorporación de Exequiel Benavídez, volante de marca, tras la salida de Johnatan Alvez, delantero. Antes de la salida de Alvez ya se especulaba con la posibilidad de incorporar un delantero más y restándolo a él, se suma más gente en el mitad del campo, a entender de muchos donde más jugadores se cuenta. ¿Es esto señal de que el DT piensa jugar este año sin delanteros definidos? Salvo Carlos Tenorio y Luis Congo, quienes no parecerían estar para titulares, no hay más delanteros de área, y por lo poquito que se ha visto, Morales y Puch cumplirán el rol estelar en ataque.

La falta de gol es evidente, en los pocos partidos disputados en pretemporada y en este arranque se nota que a pesar de llegar al arco, no se concretan las oportunidades generadas; algo similar ocurrió el año pasado en el primer semestre, situación que se corrigió con/a la par de la llegada precisamente de Alvez,.

Finalmente está el tema del planteamiento en defensa. Lo que el año pasado fue un puntal de Liga con los mismos actores, este año es uno de los puntos flacos, al menos en este estreno. Definitivamente Luis Romero no se siente cómodo jugando por derecha y Julio Ayoví aún no demuestra estar consolidado. Quizá una forma de compensar esto es, a ojos del cuerpo técnico, la llegada de un 5 como Benavídez que desahogue el trabajo defensivo.

Como dicen los animadores de este hermoso deporte, con las trilladísimas frases “esto es fútbol” y “esto recién empieza” hay que esperar par ver como se corrige desde la banca este mal arranque. Es el primer partido, si. El equipo como tal recién se está acomodando, tal vez. Hay mucho tiempo para corregir, definitivamente no y por una sencilla razón: Liga tiene un partido oficial más antes de su estreno en la Libertadores, fruto de las benditas fechas postergadas de sus rivales, por lo que cualquier cambio de rumbo tiene que ser sobre la marcha.

De todas formas todo aquello está en manos del técnico y los jugadores, nosotros como hinchas no podemos ser ajenos y dejar de ser críticos (con toda nuestra parcialidad posible, para imparciales están o deberían estar los periodistas, cierto?) pero nuestro principal rol está en las gradas, así que a seguir apoyando y llenando nuestra casa en este año. Aguante la U!

 

Deja tu comentario: