¿Y entonces en qué quedamos? Murió el fútbol.

¿Y entonces en qué quedamos? Murió el fútbol.

Lo de esta mañana en la Federación Ecuatoriana de Fútbol sin duda alguna sorprende a propios y extraños, lo cual demuestra la frágil institucionalidad del ente que maneja el fútbol profesional. No hablo de personas, sino de estructura y funcionamiento, y a través de ello la legalidad de la misma.

Al presentarse la acción de protección, derecho constitucional al que cualquier ciudadano puede acudir, por parte del Club Sandino en representación de su dirigente, y el juez dar trámite, lo único que pasa es que no habrá más que esperar el proceso legal que este tipo de trámites tiene, y en consecuencia el fútbol nacional está detenido, con la intervención estatal como consecuencia.

Por sobre el hecho, la lectura es la siguiente:

Si las Asociaciones Deportivas Provinciales no están legalmente inscritas, dado que sus estatutos no están reformados de acuerdo a la Ley del Deporte del 2010, los clubes, ¿a qué están afiliados?.

De tal forma, ¿cómo puede existir representatividad para formar un directorio, si las asociaciones, y en consecuencia los clubes, están fuera del ordenamiento jurídico?

Con estas consideraciones, cualquier acto emitido por la FEF no tiene validez, y tampoco cualquier torneo, campeonato, etc etc organizado por la Institución, puesto que no es legal en origen, no representa a ningún organismo, y actúa fuera de la ley. Es de esta manera que todo queda en el aire.

El desacato a la acción de protección, implica prisión para quienes no la cumplan, entonces el Congreso no podrá instalarse, en consecuencia la FEF quedaría en acefalía y sin posibilidad alguna de organizar nada. Recién el 23 de enero el Ing. Chiriboga tendrá que presentarse ante el juez que tiene la causa a brindar su versión y explicaciones respecto a todo lo sucedido.

Es la crónica de una muerte anunciada, de una forma dura, la más dura de todas quizás, impensada por “lo privado” del fútbol, tema bajo el cual se han regido las Federaciones Nacionales, en pos del “amparo” de FIFA como regente del fútbol mundial.

Encrucijada es una palabra generosa para describir lo sucedido. Triste es más real para el evento de esta mañana en la ciudad de Guayaquil.

¿En qué terminará? En todo caso el fútbol, ese que tanto nos gusta, estará aplazado por largo tiempo hasta que el tema legal se resuelva.

@jorgeramadan81

 

1 Comentario

Deja tu comentario: