Liga no necesita refuerzos, necesita a su hinchada.

Liga no necesita refuerzos, necesita a su hinchada.

La reciente eliminación de la Copa Libertadores a manos de Vélez Sarfield, la claudicación del liderato en Ecuador ante Emelec, o simplemente el pobre juego que Liga Deportiva Universitaria ha venido mostrando los recientes meses, han hecho que en sus hinchas suenen las voces de alarma y de todos los lados se escuchen peticiones para reforzar al equipo de cara a la segunda etapa del campeonato, ya que no es posible hacerlo ahora.

No debería resultar sorprendente el que la hinchada se muestre exigente, después de que el equipo la acostumbró a triunfos dentro y fuera de casa en los últimos años; pero principalmente a principios de temporada, se vendió la idea de que había equipo como para ir en busca de otra Copa Libertadores, es más, se despreciaron jugadores que de manera desesperada hicieron lo posible por sumarse al equipo, Edison Méndez y Jairo Campos por poner un ejemplo.

Queda claro que nadie en la interna de la U pudo prever lo que vendría después, con una serie interminable de lesiones que minaron la capacidad de los de Bauza. Lesiones que merecerían un capítulo de investigación y análisis profundo, ya que ni siquiera hemos llegado a la mitad de la temporada y todavía queda mucho por disputar.

De los tres delanteros que los albos tienen a disposición en su nómina, hubo partidos en que Bauza no pudo contar con uno solo. El axioma más simple del fútbol nos recuerda que no puede ganar quien no convierte goles, para muestra un botón: En los últimos 5 partidos Liga tan solo consiguió 2 goles (los dos ante El Nacional).

Hay que afrontar la realidad, el momento debe ser superado con lo que Liga tiene a disposición, con quienes están en sus registros. Aunque cosas de la vida, un vil papel ante la FEF y la FIFA dice que jugadores como Joao Plata, Victor Estupiñan, Franklyn Salas y Claudio Bieler (un porcentaje) siguen siendo “propiedad” de LDU.

Debemos confiar en la capacidad de los directivos y el cuerpo técnico. Este equipo necesita ser renovado y lo que se debe intentar es que esta transición sea lo menos traumática posible. Aquí la hinchada tiene que poner su parte, asistiendo al estadio, apoyando al equipo. Nada sería más doloroso que un equipo pasando por un mal momento y encima acosado, por la que está llamada a sacarlo del mal momento, su hinchada.

Deja tu comentario: