Por Siempre Paulo

Por Siempre Paulo

Hablar de Paulo Massa es hablar de un técnico que dejó su huella en los equipos que dirigió en el fútbol ecuatoriano. Un ser humano que imponía disciplina y era muy temperamental cuando estuvo al frente de sus equipos.

Especialmente para los seguidores del equipo azucena, siempre será grato recordar que fue el director técnico de aquel equipo que establecería un récord por cantidad de goles anotados en finales de campeonatos nacionales. Quién habría pensado que en el partido de vuelta contra Emelec, el 27 de diciembre de 1998, Liga definiría la vuelta de un 1-0 en Guayaquil con un categórico 7-0 donde las figuras de Ulises de la Cruz, Eduardo Hurtado y la magia de Alexander Escobar opacarían otro récord impuesto por un joven Jaime Iván Kaviedes, que, con 43 goles pasaría a ser el máximo rompe redes de la temporada en torneos locales a escala mundial? Tal fue la algarabía de esta goleada, que años después, la huella ha trascendido dejando varios motivos para que el hincha de Liga infle pecho y la use en sus cánticos, y por otro lado, un motivo de burla futbolística para los hinchas del cuadro eléctrico. Además, aparte de lograr la quinta estrella a nivel de campeonatos nacionales, terminó con la sequía de ochos años sin que Liga Deportiva Universitaria hubiese podido conseguir títulos. Un año después la historia juzgará que se logró un bicampeonato con distintos personajes tanto a nivel de plantilla como de cuerpo técnico, pero, sin olvidar que en el inicio de aquel bicampeonato estuvo don Paulo.

Coincidencia o no, pero un día antes del partido contra Emelec, Paulo partió hacia otro mundo que desconocemos, pero que seguramente estará hablando con su acento en “portuñol” tan característico de los momentos en donde el fútbol lo premiaba con victorias.

¡Buen viento y buena mar profe!

Deja tu comentario: