Gran triunfo albo en Montevideo

Gran triunfo albo en Montevideo

LIGA viajó a Uruguay desde el viernes, tanto por el diferimiento de su partido del fin de semana frente a Barcelona, como para llegar descansados para el encuentro de vuelta frente a Defensor de Uruguay. Sin embargo las novedades abundan en “épocas de vacas flacas”: Luis Cangá no viajó el vierns con el equipo, recién lo pudo hacer el lunes.

En Uruguay se sentía, al contrario de lo que actualmente le sucede al albo, la importancia del equipo, el respeto a LIGA. Con esa tranquilidad, el profesor Munúa, “jugando de local”, alineaba al equipo con algunos cambios y novedades: Viteri en el arco; Narvaez, Cangá, Salaberry, Quiñonez; Intriago, Hidalgo, Vega; Olivera; Anangonó y Barcos. Si me preguntan un poco, quizá “encontró” el equipo, y mas o menos así debería seguuir alineando en los partidos futuros.

Apenas iniciando el partido, antes de l0s 5 minutos, el “recien llegado” Cangá “rompía” las manos del arquero de Defensor, luego de un potente tiro libre, con el que ponía adelante a la U. Pasaban los minutos y si bien LIGA hacia un buen partido, se notaba ciertos momentos en los que la pierna fuerte se hacía presente. Habría que recordar el partido en Casa Blanca en el que el equipo uruguayo “se dedicó a patear” y los álbos casi no se defendieron. Así vieron pronto las tarjetas amarillas Narvaez, Barcos y Olivera. Este último repitió una falta fuerte y se fue a las duchas antes de tiempo.

Con al expulsión a cuestas, el panorama se veía negro. LIGA aguantaba con más ganas y bastante orden, hasta el término de la primera etapa. Para el inicio de la segunda, se atrincheraban en 3/4 de cancha propia, creando mucho más nervio y dejando jugar a placer a los locales.

Pasaban los minutos, ya cuando faltaban 20, sucedía lo que todos los albos buscaban evitar, el gol del empate de Defensor, luego de un rechazo hacia la media luna donde recogió el rebote Cabrera para marcar un golazo, inatajable para Viteri.

Cuando se preveía lo peor, porque el empate no le servía a LIGA, dos minutos después, llegó un ataque por derecha que derivó en tiro de esquina. Lo cobró Narvaez, lo pivoteó Salaberry y lo pescó en el corazón del área, quién más… el goleador albo, Hernán Barcos, y marcó el 1 a 2 que llenaba de ímpetu a los seguidores de la U. Faltaban poco mas de 15 y… los 5 de adición que dió el central argentino Loustou, un poco exagerados quizá. Pero bueno… en el resumen también habrá que decir que Loustou no sancionó una jugada donde Cangá se equivoca, no puede despejar un balón que le pica adelante y para evitar la acción del rival, se lanza de cabeza contra las piernas del jugador uruguayo… bien podría haber sido sancionado como penal.

En resumidas cuentas, un gran triunfo que lo saborea la gente de LIGA, por el momento difícil, por que es el segundo  triunfo del año, porque da paso a una nueva etapa de la Copa Sudamericana, porque hace tres meses que no se ganaba un partido, porque con el triunfo LIGA es el primer equipo que logra ganar en partidos oficiales en todos los países de sudamerica, porque Barcos sigue de lider, de goleador y de símbolo de la entrega y la garra de LIGA.

Ahora a regresar a casa, descansar, asimilar el triunfo y volver a trabajar concentrados y con la fe de salir del momento, también en el torneo local. #VamosLIGA

Deja tu comentario: