¿El año del retorno?

¿El año del retorno?

A finales del año 2014 Liga cumplió cuatro años sin lograr título alguno. Después de un lustro glorioso, 2005-2010, cuando obtuvo tres coronas nacionales y cuatro internacionales estamos próximos a cumplir otro lustro, 2011-2015, pero a diferencia del anterior completamente austero en términos de logros y, además, de buen juego.

El año pasado fue considerado como de “formación” de un nuevo equipo, una nueva era, con nuevos jugadores y cuerpo técnico. El principal objetivo que se trazó fue clasificar a un torneo internacional y consolidar al grupo y sobre todo a los nuevos valores que saltaron al primer equipo. En este escenario era de esperarse que el plantel, y su desempeño en la cancha, no despierten mayor interés y contagien a las gradas; de hecho, los cuatro años de sequía han hecho mella en la hinchada, acostumbrada a festejar más seguido.

Así dio inicio el campeonato 2015, con nuevas ilusiones, nuevos rostros (viejos también); con dudas y una expectativa que se hizo evidente desde el primer cotejo en casa, el amistoso disputado con Sporting Cristal que inauguraba la temporada de buena manera: buen marco de público, retazos de buen fútbol, figuras que prometían y un abultado marcador.

Han pasado dos meses y Liga ha jugado 8 partidos en 9 fechas, ha registrado 4 victorias y 4 empates, sin conocer aún la derrota. Acumula 16 puntos y se encuentra a 5 del líder. A primera vista se puede hablar de una buena campaña del albo en este inicio, pero queda esa espina de que podría estar mejor. Los cuatro partidos en que dividió honores los hizo de visitante, dos de ellos en Quito, y en ninguno de ellos se puede decir que dominó las acciones o que merecía ganar. Los cuatro partidos en que consiguió imponerse los hizo en casa, con un juego práctico, por momentos con más garra que calidad y con algún destello de buen fútbol.

El reto para este año es grande. Está claro que el techo que podría alcanzar el equipo aún no se ha conseguido; sin embargo se nota que quedan pendientes de resolver varias tareas: ganar de visitante, ser más contundente de local, mejorar la efectividad frente al arco, consolidar un equipo titular. ¿Alcanzará lo que ha mostrado en estos primeros meses (y lo que podría mostrar a futuro) para pelear cosas importantes? Ya se verá , pero lo que sí es indiscutible es que la hinchada inició la temporada prendida; solo depende de Liga encender la ilusión o hacer que se vuelva a la apatía de reciente pasado.

1 Comentario

  • Armando Rentería

    Mar 28, 2015 - Responde

    Completamente de acuerdo; tenemos que mejorar muchísimo si queremos llegar a las finales, pero de todas maneras, los puntos de visitante pesan así sea defendiéndonos a ultranza y así sean de a uno. Lo importante es no perder de local y tampoco la fe.

Deja tu comentario: