Defender lo indefendible?

Defender lo indefendible?

Al parecer la situación de LIGA ha tocado fondo.

Bueno, eso es un decir, no? porque cada vez que sucede alguna racha negativa, todo es un “fracaso” y casi siempre al parecer “se toca fondo” en el entorno de equipos como LIGA.

En el caso actual, la situación es un poco más negativa de lo “normal”, ya que se terminó el primer cuarto del torneo nacional del 2016 además de que no pasamos la fase de grupos en la Libertsdpres, se arrastra una “sequía” de éxitos de 5 años y el que corre. En este tiempo se ha perdido partidos y puntos de local, se encuentra en una posición muy complicada en la tabla de posiciones, y para colmo de males, el juego no aporta en un mínimo a la esperanza de pronta recuperación.

La temporada pasada muchos se “quejaban” del fútbol de LIGA, a muchos no les “gustaba” el Profe Zubeldía. Lo cierto es que, cinco años después, volvíamos a Copas Internacionales, volvíamos a la final del torneo local y volvíamos a tener la esperanza de salir campeones. Fracaso? no se como algunos pueden llamar eso fracaso. En fin.

Habrán pasado muchas cosas en la interna, hoy se conocen algunas de boca de varios de los propios dirigentes dirigentes. Lo cierto es que, haciendo un buen trabajo, una buena temporada, trabajando con nuevos valores y jóvenes promesas, Zubeldía dejó el barco albo. Sin adentrarnos en varios de los rumores, lo cierto es que Zubeldía renunció, la dirigencia no quiso o no pudo retenerlo y nos quedamos “sin pan ni pedazo”… o casi. Porque se logró la clasificación a la Libertadores 2016, la misma que con varios cambios organizacionales, dejaría buenos réditos económicos por la participación.

Para el inicio del 2016 la dirigencia de LIGA buscó un entrenador de jerarquía. Si, jerarquía. Quien, hoy, puede decir que Borghi no tiene jerarquía? O cuando se escuchó su nombre, no se alegró por lo que se esperaba sea la participación del cuerpo técnico del argentino-chileno?

Todos los males “nos cayeron encima”… no se reforzó la ofensiva, se lesionó Congo, se fue Mina (resistido por muchos, aun siendo el goleador de LIGA del 2015, casi sin jugar el segundo semestre), y cuando se trae a Angulo, llega imposibilitado de jugar Copa Libertadores. No se reforzó la defensa, quiza parecía que no era necesario por el buen año del 2015, aunque vinieron de mas a menos. No se quedó “la belleza” Mendoza, no se firmó con Jayro Campos (hoy jugando en Nacional), se lesionó Beto Araujo, y lo que se ve es muchas fallas de los que han jugado en esa posición, Cangá, Ayoví, Benavidez (aunque el puesto original de el es volante de corte). Y para cerrar esta descripción, se pobló mucho el medio campo, con buenos jugadores, pero que en el desarrollo de los juegos no se los logró ubicar para que jueguen en conjunto.

Situación muy rara la de los penales. En el inicio de la temporada 2015, “los otros” se quejaban de que nos pitaban muchos penales. Bueno, los pitaban porque LIGA generaba llegadas y en algunas de esas, el rival generaba el penal. Nada que hacer. Si, habrá, como siempre puede suceder, uno que otro que se los puede endosar al error arbitral. En la segunda parte del 2015, varios de esos penales fueron errados. Y muchos nombres pasaron por el punto penal. Se perdieron los penales Morales, Cevallos, Álvez, Mina, no se si falta uno más allí. En el inicio del 2016, nuevamente sucede la “maldición” de los penales. Aunque lo que queda en la retina es la forma débil y desprolija de las últimas tres ejecuciones, lo cierto es que “algo raro pasa”. Y este algo raro, sin duda y sin especular, está enmarcado en lo anímico, en lo mental, en lo psicológico.

En el camino recorrido sin duda habrá muchos errores, muchas fallas, decisiones erradas desde la dirigencia, pero por supuesto también en jugadores, cuerpos técnicos y, aunque no parezca o no lo crean, también desde la hinchada. No hay como defender lo indefendible.

Sería muy largo enumerar todos ellos en este pequeño espacio, y no viene al caso, quizá salvo por reconocer y aprender para no volver a cometerlos, seguir escarbando en el pasado.

Lo que hay que hacer es una limpieza total, desde cero, una limpia… Hoy con la nueva cara al mando, la mano de Álvaro Gutiérrez, se espera que tenga todo el tino para cambiar el rumbo, tomar el mando del timón y corregir lo que nos ha traído hasta aquí. De ahora para adelante, empezando por el partido contra San Lorenzo por Copa Libertadores, se espera que haya cambios en la alineación, cambios en la actitud de los jugadores, cambios en el desenvolvimiento del equipo en la cancha y por supuesto el resultado esperado es ver los cambios en los marcadores, con goles a favor y tres puntos por partido para LIGA.

Deja tu comentario: