Yo vi la final en un cine porno

Yo vi la final en un cine porno

Gracias a la desorganización, incumplimiento, falta de seriedad, inexperiencia, carencia de sentido común, desconocimiento sobre el manejo de público en finales y, sobre todo, la falta de palabra de la dirigencia de Emelec; cerca de 2000 Liguistas con boletos en mano nos quedamos con “los churos hechos” (verán que yo son bien “sambo”) y no pudimos entrar a la “cajita de fósforos” que ha sido el Capwell.Pues resulta que quien les habla, como un montón de hinchas de la U, llegué al Manso Guayas en la mañana del 12 de Diciembre de 2010. Aprovechando que me encontraba de colaborador en la cobertura del “minuto a minuto” de CYBERALBOS, me uní al grupo de hinchas que desde el aeropuerto salieron a la explanada del Estadio Alberto Spencer.  Hasta allí todo iba “flor”; hacíamos tiempo en la explanada, la gente estaba prendida, el aguante era constante, los buses listos, la escolta esperando y todo parecía, como dirían mis “broderes” guayaquileños: belleza.

Sin embargo, no calculábamos que A TODOS NOS IBAN A ENGAÑAR puesto que, una vez en el Estadio, nos cerraron las puertas, había sobre venta, les pasamos a importar muy poco a todos, e inclusive los del orden procedieron a reprimirnos, excesiva e innecesariamente; y encabezados por las bestias de dos pisos (caballería), el gas pimienta y demás cariñitos que nos tenían preparados, maltrataron a hombres, mujeres, adultos mayores y niños.

Yo creyéndome todo un tipo importante, acudí al ingreso de prensa para hacer valer mi carné de la FEF; pero resulta que en el Capwell no ha habido ni Dios ni Ley, y más bien fui la burla de los de la puerta, quienes se reían de mi y de otros 20 periodistas a quienes nos dejaron afuera porque disque estaba lleno y se habían colado muchos al palco de prensa; no era más lógico desalojar a los colados y permitir que nosotros entremos???

En fin, no me hice mala sangre, con otro amigo periodista encontramos un lindo sitio para ver el partido: UN CINE PORNO con servicio de televisión pagada para la ocasión; y así, en pantalla gigante, rodeado de un 80% de emelecsistas, disfrutamos de la final a escasas 3 cuadras del Capwell…… por un momento me emocioné pensando que en el entretiempo nos iban a pasar los “trailers” de la programación del lugar, pero no sucedió…… y no importó que además a la salida (pese a que tomamos todas las medidas de seguridad posibles) casi destrozan el vehículo que nos recogió; y no importó que el vuelo se retrasó más de 3 horas y que terminamos haciendo más aeropuerto que cuando uno se va a Miami; saben por qué:  naturalmente, porque regresamos con la 10ma corona nacional.

Entonces, de vuelta en el aeropuerto, 12 horas después, recordé a los de la puerta de prensa del Capwell, y con gozo me dije: el que ríe al último, ríe mejor.

SALUD CAMPEONES….

1 Comentario

Deja tu comentario: