Y entró al G-7…

Y entró al G-7…

Esta vez no fue uno de los equipos ecuatorianos, como en otras ocasiones había ocurrido. Sí fue en el mismo escenario, en que los otros del mismo grupo cayeron, y por si fuera poco en la semifinal, partido de vuelta, de un torneo internacional. Rompiendo fronteras y estadísticas, pero ratificando su condición de grande, por si faltara hacerlo, Liga Deportiva Universitaria destrozó al equipo que había sido sensación de la Copa Sudamericana: River Plate de Uruguay y que, ocho días atrás, había hecho prevalecer su condición de local en Montevideo.

La convicción de Liga fue notoria desde el inicio y saltó a la cancha a dejar el todo por el todo; era lo que le correspondía hacer, luego de lo ocurrido el lunes por Campeonato Ecuatoriano. Carrasco, en su ley, puso un equipo de similares características al que triunfó ante San Lorenzo en la fase previa y no renunció a buscar el arco de Alexander Domínguez.

De todas maneras, al minuto dieciocho Bieler se encargó de anotar la primera, desde el punto penal, luego de una falta sobre Neicer Reasco que Oscar Julián Ruiz decretó de forma inmediata. Empezaba a escribirse la clasificación pero no a definirse la serie, que la diferencia de conceptos sea clara. Es que River vino a jugar, con todos los riesgos que significaba el plantearse de esa manera, pero no se guardó nada; de hecho, cerca estuvo de anotar el empate pero los remates de Rizzoto se fueron apenas desviados.

Cuando se cumplían veintiséis, Edison Méndez ejecutó un tiro de esquina que, como de costumbre y fiel a su estilo, Espínola conectó de cabeza, saltando por sobre su marcador sin que Dos Santos alcance a reaccionar a tiempo, pese a que topó el balón. Dos a cero arriba, pero la sensación que flotaba es que, si por esas cosas propias del juego, River metía uno, los penales podían estar cerca. Insisto, la serie se definía pero la clasificación no se concretaba. Liga era superior pero necesitaba más goles para la tranquilidad. el equipo uruguayo no desesperó.

El gol psicológico y que sí sentenció serie y clasificación, por la forma y el minuto en que se consiguió, fue el de Miller Bolaños al cuarenta y seis de juego. Méndez abrió hacia Bieler por izquierda quien metió un centro perfecto, por sobre toda el área rival hasta el otro costado, para que Walter “Mamita” Calderón, de muy buena actuación, se la baje de cabeza a Bolaños que recibió el balón entre el punto penal y el área chica, para definir de forma espectacular. Fin del primer tiempo y Liga casi en la final.

Cincuenta y siete de juego, ya en segundo tiempo, con River que se quedaba y la U terriblemente superior, William Araujo pescó un rebote, se la puso a Méndez quien, en una gran noche, remató de derecha hacia el ángulo bajo del arquero visitante y puso la cuarta. Ahí sí todo se escribió y Liga empezaba a pensar en Fluminense, mientras que Carrasco se apoyó a la cubierta de la banca de suplentes sin decir una palabra. Historia escrita.

Pero Liga no se conformó. Setenta y siete del global y Ulises De La Cruz, como en aquel 1998 frente a Emelec, con partido que terminó como el de hoy, recibió  por izquierda de la cancha, recortó hacia adentro, alargó su jugada y de derecha, la mandó a guardar en el mismo ángulo que lo hizo Méndez en el gol anterior. Cinco a cero, fiesta y delirio en Casa Blanca.

Aún con todo lo descrito, hubo chance para dos toques geniales y extraordinarios de magia. Salas ingresó por Miller Bolaños al minuto ochenta, aplausos para ambos desde las gradas. Al “Mago” le bastaron dos minutos en la cancha para hacer su primer truco. ¡Qué pelota le pusiste a Bieler Salitas! y el “Taca” no la desaprovechó. Seis a cero, contundente e inobjetable.

A dos minutos del final, el fantasma de Alex Escobar apareció en Casa Blanca, personificado en su alumno predilecto y exclusivo. Franklin Salas con el balón en sus pies, diseñó un pincelazo a Bieler quien entró al área y, esta vez de zurda, puso la séptima en el marcador.

De tal manera, Liga se apuntó a su cuarta final internacional: Copa Libertadores 2008 ante Fluminense, Mundial de Clubes ante Manchester United 2008, Recopa Sudamericana ante Internacional de Portoalegre 2009 y ahora otra vez contra “Flu” por Sudamericana. Será el miércoles en Casa Blanca, y ocho días después en Río de Janeiro en el Maracaná, a menos que sea suspendido por los acontecimientos entre el local y Cerro Porteño. Habrá que estar atentos.

Alineaciones:

Liga: 22 Domínguez, 23 Campos (5 De La Cruz), 2 N. Araujo, 23 Espínola, 14 D. Calderón, 15 W. Araujo, 12 Méndez, 13 Reasco, 7 Bolaños (11 Salas), 16 Bieler, 9 W. Calderón (17 Estupiñán).

River Plate: 1 Dos Santos, 8 Torrecilla, 16 Sosa (15 Porras), 4 Prieto, 23 Bica, 6 Rizotto, 19 Varela, 18 Silva (9 Puppo), 10 Zambrana, 22 Córdoba, 5 Ferrés.

1 Comentario

Deja tu comentario: