Walter I de Ponciano

Walter I de Ponciano

Generó dudas, causó asombro, recibió la confianza y la devolvió con el boleto a semifinales de la Copa Sudamericana. Emotiva noche en Casa Blanca.

Antes de contarle el significado de Walter, aunque me adelanto a decir que su origen – del nombre – es germánico, hay que recordar que el delantero “Mamita” Calderón, quien ha tenido interesantes actuaciones en Liga, no ha jugado desde hace varios meses en el equipo del “Patón”. Inclusive, tuvo reuniones con Esteban Paz para salir de Liga, puesto que lo querían en Chile, cosa que no ocurrió.

Cuando Liga lo necesitó, respondió, ¡y de qué manera! Enseguida vamos por ello.

La U, ante Newell’s, en Casa Blanca, dominó el partido, empezó a toda velocidad, con mucho vértigo y desde el inicio causó zozobra en el arco de Sebastián Peratta quien, sin lugar a dudas, impidió que el cuadro de Rosario se lleve una bolsa llena de goles. Soberbia actuación.

Una tras otra las ocasiones de concretar se fueron; por derecha con Salgueiro y Reascos, por izquierda con Chila – cada día mejor – los centros no terminaban de llover sobre el área “Leprosa”, buscando a Barcos y Luna. En dos ocasiones, el horizontal salvó al portero de Newell’s Old Boys. Parecía pero no. La consecuencia, Liga se volvió un cuadro repetitivo a partir del minuto veinte, en el que dicho vértigo desapareció, aunque siguió dominando.

NOB ganó espacio sobre los últimos quince del primer tiempo. Formica, Sperdutti y Borghello, tal como ocurrió la semana pasada, de a poco se juntaron, buscando el arco de José Francisco Cevallos, quien precisamente al último de los nombrados, con soberbia volada le impidió adelantar a su equipo. Muchas emociones, aunque el tiempo se fue lento.

Segunda etapa y todo lo contrario: reloj a toda velocidad, ida y vuelta, oportunidades, angustia, nerviosismo – en las gradas y en cancha -, adrenalina, “sombra de los penales”, “fantasma de la eliminación”, seguidilla de partidos, equipo cansado. Todo se juntó. Newell’s muy compacto en sus líneas, manteniendo mucho orden, conservando el esquema planteado por su técnico, cada vez más peligroso.

Ya había ingresado Miller Bolaños por Ulises de La Cruz. Bauza se la jugaba y lo hizo por completo. Minuto treinta y dos del complemento, Walter Calderón a la cancha en lugar de Hernán Barcos, quien se mostró extenuado, seguramente adolorido por la molestia física de los días anteriores, y hasta quizás con bronca.

Ahora es donde le cuento el significado de Walter: “El que lidera un ejército”. y lo hizo. Sólo transcurrieron dos minutos para la consagración del ariete. Recibió de Chila un gran pase, aguantó el balón con la zurda, topó cortito para su diestra, Cichero voló, para permitir la media vuelta a la que Peratta no llegó. Carnaval en Ponciano.

Sensini realizó las variantes para conseguir el empate, mismo que lo clasificaba en caso de ser igualdad a un gol. La algarabía se volvió a convertir en nerviosismo. Los jugadores en la cancha con empujones. Desde las gradas cayeron objetos a la banca de suplentes visitante. Al borde del shock. Fue cuando el tiempo, decidió frenarse y transcurrir a paso de tortuga.

Al último, minuto cuarenta y ocho, tiro libre frontal al arco de Cevallos, desde la media luna. ¿Le recordó el tiro libre de Salvador Cabañas en la Libertadores 2008, desde el mismo sitio, al mismo arco y con el mismo “Pancho”? Pues el portero la envió hacia un costado, mientras Oscar Julián Ruiz, de acertado desempeño, decretaba el final del partido.

Liga jugó bien, Newell’s de igual manera, tal vez hasta un poco mejor; de ahí que es más saboreada la clasificación. ¿Se acordaron de la altura?…corrieron todo. En todo caso, LDU ya espera a Independiente o Deportes Tolima.

Alineaciones:

Liga: 1 Cevallos, 6 Guagua, 2 N. Araujo, 14 D. Calderón, 13 Reasco, 4 De la Cruz, 15 W. Araujo, 21 Chila, 20 Luna, 19 Salgueiro (23 Espínola 88′), 16 Barcos.

Newell’s: 22 Peratta, 4 Alayes (9 Taborda 86′), 6 Schiavi, 3 Cichero, 8 Vella (11 Salvatierra 82′), 7 Bernardi, 5 Mateo, 16 Estigarribia, 10 Formica, 14 Sperdutti, 20 Borghello (18 Rodríguez 89′).

Deja tu comentario: