VOLVER A LO NUESTRO

VOLVER A LO NUESTRO

Luego de la apoteósica doble fecha de eliminatorias, debemos regresar la mirada al torneo doméstico, al que nos alimenta semana a semana. Después de haber desperdiciado una oportunidad de oro para alejarse de sus perseguidores, Liga tiene la siempre complicada tarea de visitar el puerto principal.

En los dos últimos partidos del torneo que el albo jugó en condición de local (en los cuales se perdieron tres puntos frente a los lojanos y se estuvo a punto de perder alguno frente a los morlacos) no se mostró el juego que Liga venía practicando y lo colocó en lo alto de la tabla; se perdió efectividad y se cometieron errores que, al menos en el último partido, costaron caro. Muy caro.

Más allá de que alguna porción de culpa se la podría atribuir a Daniel Viteri, sobre todo en el primer tanto sureño, se notó una desconexión y algo de desorden en el equipo, amén de que nos queda una sensación de “sobre-confianza” en ambos partidos que hizo que los jugadores entren más “relajados” al campo de juego.

Pero el factor más importante, a nuestro entender, que afectó el rendimiento del equipo fue la no inclusión, al menos desde el inicio en el caso del primero, de Alfredo Intriago y Pervis Estupiñán. Habíamos dicho en este espacio que creíamos que buena parte del repunte del juego azucena era la participación de Intriago en el medio campo y, la dinámica del juvenil Estupiñán con todo y sus errores es indiscutible.

Quedan 9 finales por disputar, seguimos en la punta y se mantiene viva la posibilidad de coronar el año sin final de por medio. Se viene un partido duro pero esta es la clase de escollos que hay que superar si se quiere ser campeón. Liga tiene con qué y sobre todo tiene una hinchada que desde el primer día de este año futbolero ha estado ahí, alentando, y lo seguirá haciendo. No hay que aflojar ni en la cancha ni en las gradas. Aguante la U!

 

 

Deja tu comentario: