Una hermosa herencia

Una hermosa herencia

Ser verdadero liguista, ir al Estadio es una pasión, compartir grandes momentos con amigos, como una reunión familiar. No importa el clima, la distancia o el trabajo, el gusto por ir y disfrutar es mayor.
Eduardo Mora, un guarandeño de 45 años, llega al Estadio después del trabajo a ver jugar a Liga contra Independiente del Valle, acompañado de su hijo David, de 23, y siete amigos del barrio donde viven.

Eduardo comenta: “Soy liguista desde que tengo uso de razón, una tradición de la familia, y a pesar de que vivíamos en Guaranda, eramos más los hinchas de Liga”. No importan las distancias geográficas, Liga está en las ciudades más pequeñas, en los rincones más apartados, en los corazones de quienes saben lo que representa.

Para Eduardo al igual que David, el momento más triste que vivieron con Liga fue cuando descendió a la B, y el más feliz, cuando ganó la Copa Libertadores. Pero esos solo fueron momentos, su gusto y pasión está en cada partido que juega Liga, salga triunfante o no.

Deja tu comentario: