Un empate con sabor a poco

Un empate con sabor a poco

LIGA se quedó en Manta a su regreso de Asunción, y ahí entrenó y esperó la hora para enfrentar al cuadro de esa ciudad. Con muchas atenciones y el trabajo planificado, llegó el momento de ir al Jocay. Cosa novedosa para ese partido, el juez central era Alfredo Intriago.

Minutos antes del partido se dio a conocer que LIGA no completaba la cantidad de uniformes alternos ya que varios jugadores intercambiaron camisetas en Paraguay, así que Intriago aprobó que LIGA juegue con el tradicional uniforme blanco. Lo curioso era que ambos equipos tenían medias y shorts blancos, y además el arquero de Manta vestía de negro, idéntico a los jueces del partido.

En fin, el partido dio inicio con un equipo que Bauza planteó para que descansen varios jugadores que han venido actuando seguido. Dominguez en el arco; Gámez, Caicedo, Calderón, Ganchoso; Reasco, Hidalgo, Miller Bolaños, y Ambrossi; Acosta y Bieler. Descansaron Araujo, Urrutia, González, Barcos, entre los principales.

En el inicio del partido las cosas se veían bien, interesante planteamiento de ambos equipos, buscando el arco rival y jugando como, la cancha (no en buen estado) y el arbitraje les permitían. Bueno, digamos que el arbitraje fue aceptable en la mayoría del partido, aunque (como siempre) se notaba que Intriago no usó el mismo criterio para sancionar tarjetas amarillas. Entonces así, ya estaban advertidos los jugadores albos.

Desde el inicio del partido ya Bieler y Bolaños tejían jugadas que no terminaban en gol, por error en la puntería o por la buena actuación del golero colombiano Rolando Ramirez. El cuadro de Bauza manejaba el ritmo del partido y el balón, especialmente en el medio campo; había que cuidar la contra del Manta y esperar un espacio para buscar hacer daño en ofensiva. Miller se animó a disparar un tiro de larga distancia, elevado, tipo sombrerito, que el golero alcanzó a desviar “con las uñas”.

Cerca del fin del primer tiempo, Bieler probó un tiro libre bajo que salía rozando el poste. LIGA estaba más cerca del gol, controlaba el medio sector y, a diferencia de otros partidos jugados en estas condiciones, ahora se veía muy bien planteado en la cancha y jugando lo que Bauza y los hinchas quieren ver: buen fútbol.

Para la segunda etapa los entrenadores no realizaron cambios. LIGA seguía buscando las maneras de penetrar en el arco “atunero”. Sobre los 10 minutos, Miller hizo una gran jugada, se llevó por el centro de la zaga a dos defensores y en el rebote ganó la posesión, disparó al arco venciendo al golero, pero el caprichoso balón se estrelló en el parante. No quería entrar el balón.

Pocos minutos después, otra jugada en ofensiva de LIGA, cambio de frente desde la izquierda, recibe Miller el balón pasado, de primera deja para Lucas Acosta que solo debía definir, pero le pegó muy suave y centrado, a las manos del golero. No se podía creer. Para mi concepto, Miller también pudo definirlo, pero no se tuvo fe y realizó el pase para Acosta que no lo aprovechó.

Viendo esto, Bauza consideraba que LIGA con el volumen de juego podría hacer daño con dos variantes que ordenaba faltando aproximadamente 20 minutos. Ingresaron Barcos y González a reemplazar a Bieler y Ganchoso. Lamentablemente luego a Barcos no le llegó ni un balón de gol, mejor, el creó una chance que no pudo ser aprovechada por los compañeros de la U.

LIGA también se salvó un par de veces con remates del recién ingresado Alexis Olivera. El poste y Dominguez permitieron mantener el cero en el arco albo. Viendo esto, Bauza sacó del campo a Lucas Acosta para que ingrese Norberto Araujo y poner orden en la zaga.

Para cerrar el partido, una jugada sin trascendencia, falta de esas que los jueces pitan en ofensiva, pero no en defensiva, Miller el autor, y Quintana el objeto de la falta. Una vez sancionada, se reclaman, se empujan y el “inefable” Intriago expulsa a ambos, roja directa y a las duchas. Para este partido ya no incidía, pero para lo que se viene para LIGA, sin duda que Miller era una pieza importante. Ahora deberá tener “descanso obligatorio” por dos fechas.

La última, tiempo de reposición, tiro libre a favor de LIGA, lo ejecuta González, va al cabezazo Barcos, quién es empujado por la espalda, y por la inercia del empujón, también empuja a otro defensor delante de él. Luego el balón impacta el alguien más e ingresa al arco. Gooool gritaban todos, pero Intriago sancionó la “falta” de Barcos. El tanto no subió al marcador, el partido terminó 0 a 0 y quedaba una vez más la duda, el malestar, la impotencia (con o sin razón) de la actuación de Intriago “contra” la U.

LIGA retornó en la noche a la capital, en la mañana de lunes ya entrenó porque el martes a las 12:00 juega en Sangolquí, y el jueves por la semifinal de la Sudamericana a las 19:15 enfrenta a Vélez Sarsfield.

La hinchada está en la obligación de asistir, apoyar, alentar! Estamos tan cerca de todo, pero aún no tenemos nada! Vamos LIGA!!!

 

Deja tu comentario: