“Tranquilos, hay actitud” (¿?)

“Tranquilos, hay actitud” (¿?)

Liga Deportiva Universitaria se despidió del máximo torneo de clubes del continente con un muy mal balance y, para colmo, con una derrota en condición de local. Esto sumada a la pésima campaña en el campeonato ecuatoriano que lo ubica en penúltima posición, ratifican la crisis de resultados y lo que es peor, de juego del elenco universitario.

Liga definitivamente no encuentra forma de enrumbarse en este primer tercio del año para el olvido. Sin una identidad clara de juego, con un desorden que por momentos raya en el caos, con una defensa permisiva y un ataque inofensivo, estamos siendo testigos de una de las peores versiones del equipo en años.

Y no solo en el estilo de juego, también en lo que a resultados se refiere; sin ser estadísticos nos atreveríamos a decir que es uno de los planteles que más partidos perdidos tienen en el arranque de una temporada, el que más goles ha encajado y el que menos ha convertido, en resumen, un completo fracaso.

¿Por qué este equipo, del cual nos ilusionamos a principios de año, ha tenido esta paupérrima campaña hasta el momento? Creemos que son varias las causas para esta sonada debacle azucena, por lo que vamos a intentar hacer algunas reflexiones al respecto:

En primer lugar está el armado del plantel. Pese a las prometedoras contrataciones que se hicieron a inicios de temporada, son muy pocos los que en verdad han rendido acorde a lo que se esperaba de ellos, ya sea porque han tenido que jugar en posiciones que no les son naturales o porque simplemente no han estado al nivel que se requiere (todos sabemos quienes son en cada caso).

Lo grave es que el problema no es solamente que los que llegaron no rindieron, además no se contrató en las posiciones que se debió contratar, y esto no es algo que lo decimos ahora a la vista de resultados, lo expresamos en este mismo espacio hace pocos meses. La defensa y el ataque carecen de variantes, se tiene que improvisar y eso deriva en el mal funcionamiento en ambos arcos del campo de juego.

También está la cuestión del funcionamiento táctico, ni Borghi, ni los técnicos interinos, ni Gutiérrez (quien tiene el crédito completo pues ha tenido muy poco tiempo en el banco) han podido plasmar en la cancha ninguna idea táctica ordenada y consistente que permita, al menos, mantener el control de los partidos, ni siquiera en casa, y no hablamos de posesión de balón sino de control del juego, cosas muy diferentes.

Otro factor que cada vez se hace más evidente es el estado físico de los jugadores, en casi todos los partidos que van disputados ha habido muchos pasajes, y goles, en los que se ha evidenciado la superioridad física del rival.

Puede ser por la edad, Liga no es precisamente un equipo juvenil, pero también inciden la preparación y el cuidado físico que debe existir en la plantilla, que al menos a la fecha, queda debiendo en ese rubro también, a pesar de la “entrega” que el técnico uruguayo rescataba, tal vez lo único, de la derrota del miércoles pasado.

Un punto y aparte merece también el flojo desempeño de Alexander Domínguez en el arco. Quien fuera el indiscutido mejor portero del Ecuador, y de los mejores de Sudamérica experimenta, a nuestro juicio, un bache en su carrera. Sus medianas actuaciones con al tricolor (hay quienes lo culpan de los goles en casa en la penúltima fecha de eliminatorias) y sus constantes errores hasta de fundamentos jugando para Liga demuestran que definitivamente no está en su mejor nivel;  ya no está Gustavo Flores como preparador de arqueros, ¿coincidencia?

Por último la dirigencia ha salido al frente del torrente de críticas que se han desatado en la hinchada, Esteban Paz ha dicho en varias ocasiones estos días que la responsabilidad de todo el mal momento de Liga es suya. Y es completamente cierto; a pesar de que en el papel todo lo que se planificó y ejecutó previo a este 2016 fue realizado de la mejor forma, al momento de la verdad no sirvió, hasta ahora, para mucho por no decir para nada.

Como dijimos en otra opinión no queda tiempo ya para llorar sobre la leche derramada. El técnico charrúa tiene una durísima tarea para tratar de enderezar el rumbo en aguas turbulentas, con mucha presión y un ambiente que no es el mejor, donde tener una “gran actitud” no basta, no para un equipo como Liga. Como bien reza un axioma muy difundido en estas épocas: “si quieres tener resultados diferentes, debes hacer las cosas de forma diferente”

2 Comentarios

  • Armando Rentería

    Apr 22, 2016 - Responde

    La mejora demostrada en Buenos Aires en cuanto a correr todas las pelotas,en meter la pierna en todas las divididas,en tener carácter para sobreponerse a las dificultades extremas es lo que esperanza en un buen campeonato;hay que mantener a Cangá,Padilla,Villalba y buscar un centrodelantero para la 2a. etapa.

  • Fabrizi ze

    May 4, 2016 - Responde

    No sabemos que es, pero algo. Esta pasando con los jugadores de liga, no puedo creer que el máximo dirigente albo, Esteban Paz, no tenga pantalones para poner orden y pegarles una buena y gran puteada, y tomar acciones con estos jugadores que roban el buen trato q la institución lees da. Si algún jugador no desea jugar en liga ouesQue se alargue y punto, q ya saben preferimos perder con juveniles q aguantar como hinchada la desidia y queminportismo de estos malos elementos.Y ya los estén pasados de edad q ya se vayan a su casa con las glorias ganadas como recuerdo. Liga deportiva no se merece lo le están haciendo estos mediocres jugadores

Deja tu comentario: