Tiene la ventaja

Tiene la ventaja

Y habrá que saber administrarla de buena forma, y es algo en lo que Liga, de visitante, se ha graduado en el último tiempo. Basta recordar dos ejemplos puntuales: NOB días atrás y la definición de la Recopa con Estudiantes.

No fue un partido fácil; muy complicado para Liga desde el inicio porque su rival llegó a Quito con la clara idea de cerrar los sectores por los que el equipo de Bauza genera peligro, es decir, por las bandas y a Hernán Barcos, a quién en más de una ocasión lo marcaron hasta tres jugadores.

Así, la U volvió a repetirse en su juego, sin ideas ni mucha claridad, contra el Rojo – jugo de azul – que no se desesperó en su actitud, recuperó la pelota y trató de controlarla el mayor tiempo posible, dosificando esfuerzos y oxígeno. Mucha táctica aplicada en el equipo de Mohamed.

La imprecisión de Luna, las marcas sobre Reascos, Chila y Barcos, complicaron el juego del equipo de “El Patón”, además del remate de Godoy que pegó en el horizontal; sin embargo, apareció Salgueiro en el momento clave del partido. Recibió de De la Cruz, amagó a Battion quien pasó de largo, y la mandó a guardar con un derechazo al arco de Navarro. Minuto cuarenta y tres.

Ingresó Miller Bolaños por “El Chino” Luna para el segundo tiempo y le bastaron tres minutos para hacerse presente sobre el césped de Casa Blanca. Rechazó Barcos desde propia área, la agarró Salgueiro por la banda derecha; y, cuando la marca le caía, sacó pase magistral hacia el centro del área, de larga distancia, donde el No. 7 de la U, la topó justo ante la salida del portero y escribió así el dos a cero.

Con todo el envión futbolístico y anímico, Patricio Urrutia convirtió, de taco, el tres a cero pero su gol fue anulado por fuera de juego. Pese a eso, a los cincuenta y seis del global, Reasco escribió la tercera al recibir un rebote ante el previo intento de Hernán Barcos de definir. Tres a cero y fiesta en Ponciano.

Independiente saca de media cancha, se apura, Liga todavía con el gol no reacciona, balón para Silvera, adelantado, quien no dudó al momento de rematar, venciendo a José Francisco Cevallos. Golpe anímico, más allá del offside, tres a uno en el marcador…cambió el partido. El equipo de La Casona volvió a repetirse en su juego, perdió claridad; claro, el partido que estaba cerrado un minuto antes, estaba más abierto que nunca.

Tras cuernos palos. Minuto sesenta y tres, Independiente sintiéndose firme por el gol conseguido, adelantó apenas sus líneas, y consiguió recortar la ventaja. Lucas Mareque, en jugada parecida a la de Salgueiro, por el mismo lugar de la cancha, remató de larga distancia para dictaminar el tres a dos. La volada de José Francisco Cevallos hizo más espectacular el gol argentino, nada que hacer.

La noche pasó de estar fría a congelada en Casa Blanca. Independiente crecía y Liga no sabía cómo encontrar un gol más; lo buscó de todas formas pero no llegó. Quedó flotando una sensación agridulce en Ponciano pero vale recordar que Liga ganó, que en principio es fundamental, más allá de los goles recibidos.

Finalmente, cerraré la crónica con la frase de una canción que seguramente habrá escuchado: “Nadie diga adiós a Liga porque Liga no murió”…tiene la ventaja.

Alineaciones:

Liga: 1 Cevallos, 6 Guagua, 2 N. Araujo, 14 D. Calderón, 13 Reasco, 4 De la Cruz, 8 Urrutia, 21 Chila (W. Calderón 79′), 19 Salgueiro (10 Lara 67′), 20 Luna (7 Bolaños 45′), 16 Barcos.

Independiente: 1 Navarro, 2 Velásquez, 6 Tuzzio, 24 Galeano, 16 Cabrera, 5 Battion, 15 Godoy (18 Martínez 62′), 8 Fredes (25 Matheu 88′), 17 Parra (4 Velásquez 63′), 3 Mareque, 11 Silvera.

Deja tu comentario: