Tan solo faltan 90 minutos.

Tan solo faltan 90 minutos.

La primera “chica” fue para la U. En un partido en donde las fuerzas estuvieron equiparadas en todo momento, la figura del fútbol ecuatoriano 2010 apareció y puso la diferencia. Dos joyas de Miller Bolaños ponen a Liga Deportiva Universitaria a tan solo 90 minutos de la décima estrella local.

Y el juego se presentó tal como lo habían imaginado Bauza y Sampaoli, en la previa. Trabado, peleado en la media cancha, y en donde quienes iban a marcar la diferencia eran las individualidades.  Para dicha de los albos, el que dijo presente, desde el minuto inicial, fue Miller Bolaños, con sus ya acostumbrados desbordes, y remates de media y larga distancia, fue llevando peligro sobre el arco azul.

El trámite casi siempre le fue favorable al visitante, aunque era Liga quien tenía más tiempo el balón y proponía el juego ofensivo. Los azules esperaban en su campo, tapaban las salidas de Reasco y Ganchoso, y salían en rápidos contragolpes en los pies de Quiroz y Quiñonez, los cuales encontraron en un par de ocasiones al goleador Ayoví, que no pudo superar a José Francisco Cevallos.

En la tienda alba, era claro que Luna y Salguiero, aunque descansados, todavía no se han recuperado totalmente de sus dolencias y eran absorbidos fácilmente en la marca por las dos torres centrales del cuadro guayaquileño.  Así, Liga creo muy pocas opciones claras de gol en la primera mitad, las mejores: Un tiro libre de Ulises de la Cruz que impactó  en el vertical izquierdo, cuando ya Klimovich había sido vencido, y una llegada a fondo de Miller por derecha, tras pase de Luna, en donde el primero definió más con ubicación que fuerza, pero su remate salió desviado muy cerquita del parante derecho del rival.

Para los segundos 45 minutos, con Liga en el saque, Guagua cometió un error que casi cuesta. De manera poco usual, ni el Beto Araujo, ni Jorge Guagua tuvieron un buen partido, y se equivocaron varias veces; para suerte de la U, Cevallos estuvo presto para corregir sus errores. Diego Calderón, por su parte, no tuvo mayores inconvenientes y realizó un partido más que aceptable.

En el medio campo, Ulises y Willian Araujo también se mostraban un poco erróneos en la habilitación y tampoco eran muy confiables en la contención. Emelec empezaba a controlar mejor al rival hasta que apareció el infaltable Miller Bolaños, sobre los 6 minutos de la segunda etapa. En su estilo, tomando la pelota sobre el costado izquierdo, sacándose la marca, y disparando fuerte y esquinado, para vencer por fin la resistencia de Klimovich.  Uno a cero y a los azules se les venía abajo el planteamiento inicial.  Miller recibía tarjeta amarilla por sacarse la camiseta en el festejo de su gol.

Tras el gol, tanto el equipo, como la gente en las gradas, se animaron y permitieron a la U tomar control del juego e incluso se crearon un par de ocasiones de gol, en donde falto un poco más de tranquilidad para poner la estocada final. Ganchoso dio paso a Chila sobre los 10 minutos, y con esto Liga ganó en velocidad y profundidad por el lado izquierdo. Salgueiro también se perdió una clara, tras una gran jugada de Miller, quien más?

Aunque en delantera, ya con mas espacios, parecía que la segunda estaba cerca, los errores en defensa creaban una sensación de temor en la parcialidad quiteña. Quiroz, con tiros libres, y Ayoví en el contragolpe, cortaron la respiración a más de uno en Casa Blanca, en un par de ocasiones. Sobre los 18 minutos, Bolaños, esta vez por derecha, a punto estuvo de conseguir la segunda en un par de remates consecutivos que el golero azul controló con dificultad.

A falta de 15 minutos para el final, en Liga ingresaron Jose Valencia y Walter Calderón, para sustituir a los disminuidos Salgueiro y Luna respectivamente. La presencia de Valencia, permitió a Chila jugar más suelto, sobre la derecha, y esto terminó por inclinar la balanza a favor de la U. Los eléctricos ya no pudieron sumar mucha gente al ataque, por el temor de los contragolpes de Chila por derecha, y Miller por izquierda, sumado a la fuerza del “mamita” Calderón en el centro del área rival.

Los minutos finales fueron de tensión, aunque parecía que Liga controlaba al rival, los siempre peligrosos remates de media distancia de los volantes eléctricos eran un motivo de preocupación para los de Bauza.  Pero cuando ya se jugaban dos minutos, de los cuatro de adición que ordenó el central, Tomas Alarcón, de mal desempeño en los 90 minutos, apareció nuevamente la gran figura azucena. Con la firma de Bolaños, Miller tomo un balón fuera del área grande, recostado sobre la izquierda, se sacó la marca con una elegante finta, y se la tocó al palo izquierdo de Klimovich. Fue al mismo lugar que el primer gol, pero esta vez el gran volante albo le puso mas calidad y ubicación, que fuerza.

Dos goles a favor, cero recibidos, hacen pensar que Liga saca una gran ventaja para el partido de vuelta, aunque sin duda los pupilos de Bauza irán a la ciudad de Guayaquil a ganar, para así asegurar el título y darle una gran alegría a sus miles de hinchas. Faltan tan solo 90 minutos. Estamos en la víspera de una Blanca Navidad.

Deja tu comentario: