Tan solo en el “nuevo mundo”

Tan solo en el “nuevo mundo”

A diferencia de lo que ocurre en el viejo continente o, sin ir muy lejos, en los Estados Unidos de Norteamérica, la desorganización y falta de sentido común imperan en la Conmebol y la Federación Ecuatoriana de Fútbol. No se puede explicar los cambios de fecha y horarios, a última hora, con los cuales la Confederación Sudamericana busca satisfacer y conceder peticiones o necesidades de los “poderosos” argentinos y brasileros.

El partido de ida por las semifinales de la Copa Sudamericana entre LDU e Independiente de Avellaneda estaba supuesto a jugarse el miercoles 17 a las 16h30, pero tras el reclamo airado del presidente del club argentino fue movido, no solo de hora, sino también de día, para el jueves a las 19h30.

No podemos dejar de manifestar nuestra sorpresa por la extraña forma de definir quienes empiezan o terminan de locales, con un sistema de numeración en donde, sin sentido, se le asigna al campeón defensor el 8, mientras su próximo rival ostenta el 2 (lo que le da derecho a definir en casa la serie ante la U).

Bajo este concepto, Liga solamente definiría en casa una hipotética final ante Goiás, ya que el otro seminifalista, el Palmeiras, aparece con el número 5.

Pero el irrespeto al campeón no solo viene de los más altos dirigentes de sudamerica, en Ecuador se ha optado por “premiar” al mejor, mejor dicho al único, representante ecuatoriano obligándolo a jugar una seguidilla de partidos, imposibles de cumplir dignamente.

Así, tras el juego ante Independiente el próximo jueves por la noche, los albos tendrían que salir a la cancha para recibir a día seguido, en Casa Blanca, a El Nacional el lunes, y al Deportivo Quito el martes. Inmediatamente terminado este partido, deberán abordar un avión para dirigirse a Buenos Aires, en donde el jueves definiran el pase a la final sudamericana con los diablos rojos.

De la misma manera, no habrá tiempo ni para disfrutar de un bife gaucho porque tocará embarcarse de regreso a Ecuador, para cerrar la segunda etapa el siguiente sábado, ante el Manta en el puerto manabita.

El equipo de Bauza necesita tres puntos más para asegurar su paso a la final de la Copa Credifé, y aunque tiene todavía tres juegos por disputar, la opción lógica, sino la única, es derrotar a El Nacional (con titulares), para luego si dejar a un equipo juvenil plantar cara a chullas y atuneros, aún con el riesgo de ceder puntos que le permitan a Emelec terminar primero en el acumulado, con lo cual ganaría el derecho a cerrar en casa en los partidos de la final.

Ciertamente complicado, e inaudito lo que le espera a la U en los próximos días. Si por ser el mejor y dejar el nombre del país en todo lo alto, vamos a ser “reconocidos” y “premiados” por “nuestros” máximos dirigentes, tocará mejor decir gracias, no se molesten tanto, solos nos defendemos mejor.

Deja tu comentario: