Táctico resultado

Táctico resultado

Si usted quiere aprender una clase de cómo defenderse sobre la cancha, pregúntele a Edgardo Bauza. 

Liga, en Rosario, ante Newell’s Old Boys, máximo llegó al arco de Sebastián Peratta unas cuatro veces en noventa minutos, pero supo aguantar con orden, mucho orden, el juego del local que, como diría Ulises De la Cruz luego del partido “fue con mucho vértigo”. La más clara fue la de Hernán Barcos que estrelló el balón en el vertical de la mano izquierda de Sebastián Peratta quien voló desesperado. Era de ida y vuelta.

Con el pasar de los minutos, Sperdutti,Formica y Estigarribia fueron los apellidos que más se repitieron en el cuadro de N.O.B. por sus constantes ataques por los costados, de manera principal por su derecha, léase izquierda de Liga que cubrían Gonzalo Chila y Diego Calderón; sin embargo, cada ataque del “Leproso”, fue controlado por la defensa o por José Francisco Cevallos y toda su experiencia. La U nunca tuvo la pelota, ni control en el medio campo, pero la táctica se ejecutó de forma impecable.

Además, “El Chino” Luna “había sido herido” por Rolando Schiavi en el minuto treinta y dos, provocándole un corte en la cabeza, con mucha sangre regándose por su cara, recordándonos la portada de Cyberalbos.com de hace días atrás, en la que lucía el ojo rojo bajo el título “Bordadora Mecánica”. Borghello dos minutos más tarde, tuvo la mejor ocasión para el equipo Rosarino, una vez que rompió el offside y quedó absolutamente sólo ante Cevallos. La mandó afuera. Corolario del primer tiempo: empujones, reclamos, tarjetas amarillas. Desesperación de N.O.B. versus la experiencia de Liga Deportiva Universitaria.

Como suele ocurrir en estos casos, el equipo de Sensini en el segundo tiempo salió a buscar el tan ansiado gol del triunfo, o al menos de la tranquilidad para estos larguísimos ciento ochenta minutos. El argumento fue el mismo de la etapa inicial: balón al piso, toque entre los nombrados y desborde por las bandas.

De igual forma, la U se mantuvo en su esquema pero a partir del minuto sesenta del global fue ganando espacio en cancha, teniendo la pelota aunque con poca claridad, pero respirando y logrando que el tiempo pase. Tanto fue el respiro que logró cobrar dos tiros de esquina y cobrar una falta ganada por Barcos; Chila ejecutó los tres lanzamientos.

Hablando de Chila, cuando la avalancha empezaba de nuevo, fue trascendental su presencia porque “despertó”, lo hizo bien y además salvó un gol cantando prácticamente de la línea misma, ya que Cevallos había ido hasta fuera del área para recuperar la pelota y arreglar una confusión entre él y Norberto Araujo. Era el minuto setenta.

Voló el tiempo para unos, y fue lentísimo para otros; sin embargo, para los segundos, todo eso se vio solventado con la enorme clase de cómo defenderse con la que inició esta crónica. Los jugadores de Newell’s siempre estuvieron marcados por dos jugadores; es ahí, donde tal vez Urrutia o De la Cruz no brillaron tanto y sus nombres casi ni sonaron, pero en cambio el despliegue y el meterle a N.O.B. en la única alternativa de jugar por los costados y nunca por la mitad de la cancha, fue fundamental.

Pura táctica, con mucha concentración, versus un resultado imperioso que implique viajar tranquilos a la tan “miedosa altura de Quito”. Ya lo dijimos temprano en otro post….

Alineaciones:

Newells Old Boys: 22 Peratta, 4 Alayes, 6 Schiavi, 25 Fideleff (9 Taborda 78′), 8 Vella (18 Rodríguez 65′), 7 Bernardi, 5 Mateo, 16 Estigarribia, 10 Fórmica, 14 Sperdutti, 20 Borghello (11 Salvatierra 83′).

Liga: 1 Cevallos, 6 Guagua, 2 N. Araujo, 14 Calderón, 13 Reasco, 8 Urrutia, 15 W. Araujo, 4 De la Cruz (23 Espínola 87′), 21 Chila (17 Gámez 83′), 20 Luna (19 Salgueiro 75′), 16 Barcos.

Deja tu comentario: