San Patricio, Histórico

San Patricio, Histórico

Hoy mi crónica será distinta, atípica si se quiere, porque el sentimiento de hincha está en su máxima expresión, desbordado, luego de la obligatoria represión que sufre cada vez que hay que mostrar ecuanimidad al momento de escribir en este mismo espacio luego de los partidos de LDU.

Desde la mañana la ansiedad era grande porque llegue la hora del partido. En los corredores, en los pasillos, en la calle, en las oficinas, escuelas, colegios, propios y ajenos queríamos que sea el momento de que el cotejo inicie para verle al Campeón Ecuatoriano jugando en tierras porteñas al sur del continente. Hace casi un año, en este mismo espacio, escribía sobre el histórico empate en el Monumental de River Plate, que al final no sirvió de todas maneras, pero ya dejaba marcado un hito.

Afloraban recuerdos, empezando por el reciente triunfo sobre Libertad en Quito la semana pasada en un partido durísimo, así como tantos otros contra grandes rivales tanto en la Copa Libertadores como en la Copa Sudamericana. Los fantasmas de Bertocchi, Ríos, Alé, Tapia, Zambrano, Carrera, Berrueta, Marsetti, De la Cruz, Reascos, Escobar, Maggiolo, Murillo, Espínola, etc surcaban el aire bonaerense. Entre esos recuerdos la remontada fantástica de 0-2 a 4-2 contra Santos aquella vez en el 2004, o el triunfazo espectacular sobre Deportes Concepción en aquel lejano 1991 en el Atahualpa, o la victoria sobre Guabírá en La Paz en 1976. Todo se sumó el día de hoy. Ni qué decir del triunfo otra vez contra Santos, en Brasil, por Copa Sudamericana.

Hoy todo se conjugó para que ocurra lo que finalmente sucedió. Liga, con el mismo equipo que el fin de semana jugó en Guayaquil frente a Emelec, lo hizo la tarde de hoy, con la salvedad de que Ambrossi jugó todo el partido en lugar de Chango, quien es el titular en el torneo local gracias a la reglamentación de la FEF. El equipo de Bauza no se guardó nada en Sarandí, salió a crear ocasiones de gol, no muchas pero sí precisas, desde el inicio del partido, aprovechando que Arsenal tenía que salir a ganar o ganar y eso generaría desesperación en el local, provocaría espacios y sin duda errores en el equipo de Alfaro.

El orden de Liga fue la clave que definió el partido. Una vez más José Francisco Cevallos estuvo muy oportuno en su accionar. Gigante! con toda la experiencia que posee el arquero ecuatoriano que está en un gran nivel. Los defensas de igual manera, concentrados, sin desesperarse mucho, comandados por Norberto Araujo mostraron solvencia. Todo el equipo hizo lo que tenía que hacer. demostrando fútbol con mucho “factor h”.

Los minutos transcurrían a una velocidad impresionante. No exagero al decir que ni bien empezó el primer tiempo ya se terminó. Era por la ansiedad nombrada. “Taca” Bieler fue quien más claras ocasiones de anotar tuvo pero no lo logró. Estuvo a punto de salirle un golazo tan solo a los seis minutos de juego cuando hizo volar a un defensa que se recuperó “in extremis” al final.

Si le digo que el primer tiempo voló, el segundo lo hizo más rápido, con Liga creciendo en la cancha en su accionar, y Arsenal desesperándose. Parecía que el empate “se clavaba” en el marcador, tanto así que “Patón” hizo ingresar a Larrea por William Araujo quien salió lesionado y, por sus funciones, al ser Larrea más defensivo parecía que el mensaje era “a cuidar el empate”. Ese instante mi celular se llenó de mensajes recriminando el cambio. Yo mismo lo pensé, lo confieso.

Minuto 75, Joffre Guerrón corriendo por toda la banda derecha, sembrando rivales, es derribado por el arquero Cuenca y el juez Chandía, de nacionalidad chilena, dictaminó el tiro penal a favor de LDU. Temblores, escalofríos, “pelos de punta” nos pusimos los hinchas al pensar solo en la mera posibilidad de lo que iba a ocurrir, de hecho este rato mientras escribo me vuelve la sensación. Patricio Urrutia se paró a tras del balón, vio al arquero enorme en un pórtico que se achicaba hasta hacerse enano. Chandía pitó, Urrutia corrió, Cuenca voló y el delirio apareció. El equipo “Albo”, estrenando uniforme negro, se ponía en ventaja a diez del final, con Urrutia superando a Polo Carrera como goleador histórico de Liga Deportiva Universitaria. Lágrimas vinieron a los ojos.

Sucedió el efecto contrario ahora. Los diez minutos finales fueron los más largos del siglo para todos quienes estamos alrededor de lo que a LDU se refiere. “Pita árbitro” era el grito de guerra en esos desesperados momentos en los que Arsenal quería arruinar la historia que el equipo “Azucena” estaba escribiendo y rompiendo al mismo tiempo con su actuación. Para rematar se jugarían cuatro minutos de adición luego de cumplidos los noventa. Eterno!

Se acabó, no hubo tiempo para más y el triunfo histórico en Buenos Aires por fin se cristalizaba, la humanidad de Urrutia se inscribía en ese mejor equipo de la historia que cada uno de nosotros tiene en la mente, a nuestro criterio y preferencia y Liga inscribiéndose como el primer equipo de Quito en ganar al sur del continente y, además, jugando bastante bien.

Para finalizar basta decir que la U recuperó los puntos que “dejó escapar” contra Fluminense en Casa Blanca, se puso ahí nomás de la clasificación a la siguiente etapa al momento, y el nivel de juego sigue mejorando. “Dale alegría a mi corazón que la Copa Libertadores es mi obsesión” dice la popular barra del tablón. Sigámosla cantando por ahora.

Alineación: 1 Cevallos, 23 Campos, 2 N. Araujo, 14 Calderón, 19 Guerrón, 8 Urrutia, 15 W. Araujo (13 Larrea), 7 Bolaños, 4 Ambrosi, 21 Manso (11 Salas), 16 Bieler.

1 Comentario

Deja tu comentario: