Reciprocidad, cualidad \U/niversal

Reciprocidad, cualidad \U/niversal

Cuando los Incas dejaron de ser un simple señorío perdido en la inmensidad de los Andes y expandieron sus fronteras hasta dominar buena parte del continente sudamericano con vistas al Pacífico, su poder era absoluto.
Su secreto fue la reciprocidad hacia los conquistados, incluso antes de una invasión. Sin embargo, cuando pensaron que ésta era un estorbo, el mismo Huayna Capac tuvo que claudicar ante el general Mihi y su ejército en Tumibamba, so pena de verse derrotado y humillado.

Los rusos lo tienen muy clarito: Los saudíes pidieron construir una mezquita en Moscú. Su respuesta fue razonable: Muy bien, en cuanto ustedes dejen construir una iglesia en Riad.

Con lágrimas mediáticas se nos recuerda también la expulsión de los moriscos, pero no se nos recuerda el brutal aplastamiento de los cristianos de la Bética que se levantaron al poco de llegar Tarik Ben Ziyad, como no se nos recuerdan las horripilantes matanzas de mozárabes como las de Toledo o Córdoba. Ni siquiera se nos recuerda el entusiasmo de muchos judíos para con la invasión mahometana.

Para la antropología cultural, reciprocidad se refiere al intercambio informal de trabajo y bienes. En este sentido la reciprocidad es una forma de cooperación. En el ámbito de lo social, además se habla de la norma de reciprocidad, en el sentido que se espera que las personas respondan de manera similar a lo que se recibe, por ejemplo beneficios con otros beneficios, o incluso hostilidad si lo que se presenta es lo mismo.

Curiosamente este es el significado más común que encontrarás para el término, pero es el menos utilizado o apropiado en nuestros tiempos.

Traemos a colación estas historias y refrescamos conceptos, a raíz de la posición de Liga Deportiva Universitaria en cuanto a la propuesta de la F. E. F. de aplazar el final del campeonato. Siempre regidos por el reglamento, la U se opone rotundamente a que eso suceda.

No faltan aquellos que ignoran la realidad o, peor aún, quienes fingen amnesia y empiezan a acusar a la U de ingratitud, de no corresponder a “toda” la ayuda brindada en años pasados, de falta de patriotismo y otras tantas barbaridades. No señores, al igual que en el pasado, al igual que en el futuro, el presente azucena nada más esta siendo RECÍPROCO con todo lo recibido, tan simple como es el hecho de dar el doble de lo que a uno le desean.