¿Qué pasa con el bloque defensivo de Liga?

¿Qué pasa con el bloque defensivo de Liga?

Liga ha recibido 6 goles en sus últimos dos partidos de Copa Libertadores. Tres en su derrota visitando a Flamengo y los otros tres en el último empate con San José en Oruro. Aparte del poco juego que muestra la “U”, preocupa la cantidad de goles que recibe cuando, justamente, el puntal del campeonato del año pasado fue su sistema defensivo.

A inicios de esta temporada se anunció la contratación del uruguayo Carlos Rodríguez, proveniente de Peñarol. La noticia se tomó muy bien pues Pellerano se había lesionado en la final contra Emelec; mientras que Ordóñez y Salaberry seguían en proceso de recuperación y Kevin Minda estaba muy “verde”. Semanas después nos enterábamos de la lesión de Franklin Guerra y la dirigencia de Liga sorprendió con la contratación del quinto extranjero: el central argentino Nicolás Freire.

Las primeras preguntas de la hinchada estaban alrededor de la cantidad de centrales que tenía Liga en ese momento, entre extranjeros, lesionados y juveniles. El cuerpo técnico y la dirigencia justificaban estas contrataciones basados en los tiempos de recuperación de los jugadores golpeados y la proximidad en el inicio de los torneos.

Finalmente, por el fair play financiero impuesto por la Liga Pro, los albos decidieron prescindir de Salaberry, por lo que para este primer semestre Repetto tenía a su disposición a Rodríguez, Freire, Guerra, Minda y Ordóñez (cuando termine su fase de recuperación).

Por su parte, en los laterales no había cambios. Por derecha seguían Quinteros y Realpe, mientras que por izquierda se quedaban Cruz y Chalá.

Desde la pretemporada, Liga ha jugado con Gabbarini; Quinteros, Rodríguez, Freire y Cruz. Esa defensa se ha repetido en el 90% de partidos de esta temporada y es la que, justamente, ha recibido los 6 goles frente a brasileños y bolivianos.

¿Qué pasó desde diciembre a esta fecha? El único que ha mantenido su nivel es Gabbarini. Las actuaciones del arquero argentino han evitado que las derrotas sean con mayor diferencia o que no se logren empates y victorias. Por su parte los laterales son los que más han perdido su nivel. Lo de Quinteros ya viene ocurriendo desde años atrás, es muy intermitente, tiende a cometer muchas faltas y ha perdido su capacidad de desborde y profundidad. El “Chavo” Cruz, que fue una revelación en 2018, pasa un bajón futbolístico notorio que afecta a Liga tanto en defensa como ataque.  Mientras que ha Rodríguez y Freire no los podemos comparar con la temporada pasada, pero sí podemos comparar su rendimiento entre los torneos local e internacional. El uruguayo y el argentino tienen el nivel suficiente para el campeonato nacional pero ya en la Copa Libertadores les ha costado. A pesar de su altura, a Liga le ganan fácil por alto, le ganan fácil las espaldas y un pelotazo al segundo palo es casi mortal.

Los hinchas nos preguntamos, si Guerra ya está recuperado y fue el mejor defensa del 2019 por qué no juega? Si Quinteros y Cruz han bajado su nivel por qué Realpe y Chalá no reciben una oportunidad?

A esto debemos sumar que el medio campo también tiene problemas. Hace unas semanas hablábamos del “tándem perfecto” de Orejuela e Intriago y recalcábamos que Liga jugaba al ritmo de ellos; pues hoy sigue pasando eso pero en otro sentido. Orejuela no alcanza su máximo nivel físico y técnico, mientras que Intriago luce impreciso. El fútbol de los albos pasa por los pies y es generado por sus volantes centrales, pero en estos últimos partidos los “Jefferson” han tenido un desempeño muy deficiente. Y lo mismo pasa con los volantes laterales. Anderson Julio se ha lesionado y Muñoz, Ayoví y Murillo no terminan de acoplarse, lo que genera aún más inconvenientes al sistema defensivo de Liga.

El título del 2018 y las incorporaciones del 2019 generaron muchas expectativas entre la hinchada de Liga, pero las mismas no se han reflejado en el campo de juego. Los equipos de Repetto se consolidan desde su capacidad defensiva y este año Liga no la tiene. La Copa Libertadores está cuesta arriba y el tiempo para corregir es escaso. Este martes 9 de abril, la U tendrá que visitar a Peñarol, rival directo en el grupo y quien obtuvo una victoria en el Maracaná frente a Flamengo.

Ojalá el estratega uruguayo encuentre la “varita mágica” que devuelva la solidez al bloque defensivo de la U. En Uruguay hay otra prueba, no es la final, pero puedo decidir el futuro en la Libertadores. ¡Qué sea lo mejor para Liga y podamos mantener la fe en este equipo!

Deja tu comentario: