Porque es un sentimiento, es un color…

Porque es un sentimiento, es un color…

El tratar de explicar el sentimiento que se siente cuando el equipo de tus sueños llega a obtener el máximo logro del fútbol en América, es algo inexplicable, Liga es una pasión, es una emoción que rebasa todos los limites y que te hace sentirte orgulloso de lucir la camiseta blanca con la U en el corazón.

El 2008 pasó a la historia por ser la primera vez que un equipo ecuatoriano conseguía el trofeo de la Copa Libertadores. Al cumplir otro año más del aniversario del triunfo de Liga de Quito, debo admitir que lo que se vivió ese 2 de julio del 2008, fue algo épico, algo único que quedará grabado en la memoria y en el corazón de todos los hinchas albos.

Aquel día todo un país se encontraba expectante, toda la hinchada apoyando a su equipo a cientos de kilómetros, esperado que inicie el partido que definiría el campeón de la Libertadores, todos tras los televisores gritando al unísono por la Liga.

Por un lado, el Fluminense, de local con toda la hinchada a su favor y que dependía de sí mismo para coronarse como campeón. Por otro lado, Liga Deportiva Universitaria de Quito, que venia con un resultado de 4 a 2.

Cuando saltaron los jugadores a la cancha por un momento sonríes, al otro se te pone la piel de “gallina”, luego rezas, y solo esperas que una vez más los jugadores dejen todo en el terreno de fútbol, conforme fueron transcurriendo los minutos, gritas, se te hacen agua los ojos, cuando se dio el pitazo final y se venían los penales fue algo totalmente emotivo, Liga se impuso al Fluminense y cambio la historia del futbol ecuatoriano.

Con un va por ti Ecuador, los fanáticos de Liga celebrábamos el nuevo ‘maracanazo’, el ver a los jugadores albos recibiendo el trofeo de la Libertadores, era la finalización de una campaña gloriosa, todos los albos llorábamos emocionados con el nuevo triunfo, nos abrazábamos y besábamos la camiseta de nuestro equipo, la misma que pronto tendría sobre la U la primera estrella dorada, el país entero festejo, los hinchas llenaron las calles y la pileta de la Universidad Central, y nuevamente comenzaba la esperanza por el viaje al Mundial de Clubes en Japón.

Que puedo decir más que un Dios te pague Liga Bendita por todos los triunfos, por toda la garra y la fuerza que pusieron para eliminar a Estudiantes de La Plata, a San Lorenzo y finalmente al América. Un gracias al DT Edgardo Bauza y a todos los jugadores especialmente a Luis Bolaños, Patricio Urrutia, Norberto Araujo, Joffre Guerrón, Claudio Bieler, Damián Manso y Enrique Vera y al arquero José Francisco Cevallos, que se lució en los penales y paró tres lanzamientos y dio la corona a la ‘U’; y, sobre todo a Rodrigo Paz.

Seguiremos los hinchas apoyado como siempre a nuestro equipo, seguiremos sonriendo y llorando por cada triunfo o derrota, y siempre estaremos en las buenas y en las malas, amando al Campeón de Copas, al mejor Equipo Ecuatoriano de Fútbol.

Por: Elin Kristensen