Noche Luminosa

Noche Luminosa

Luminosa e iluminada diría yo: luminosa por la actuación fundamental y espectacular de Edison Méndez, acorde a su apodo “La Luz”, e iluminada porque el equipo entero funcionó casi como un reloj, y pudo sobreponerse al tempranero gol de Marquinho cuando tan sólo se habían jugado veinticuatro segundos de partido. Fue una cachetada para todos, puesto que es de esos goles inesperados y fuera de libreto, pero que sirvió para concentrarse más y acelerar.

Y empezó el festival, porque el equipo universitario llegaba por todas partes al arco del Flu, pero sin encontrar la puntillada final, aunque la sensación era que si entraba un gol, las cosas podrían cambiar y mejorar para los intereses locales. Veinte minutos y Bieler fue derribado; con rapidez mental, él mismo cobra el tiro libre a toda velocidad para Méndez quien la recibe metros más adelante, entra al área y deja sin chance a Rafael pese a su esfuerzo. Igualdad en el marcador y el partido “recién empezaba”, claro, por la igualdad en el marcador.

Tantas veces he mencionado en esta misma columna el tema de los goles psicológicos y esta noche se comprobó una vez más. Luego de llegar y llegar sobre el arco de Rafael, y con la dura marca de Casio, Diogo, Gum y Mariano por sobre Bieler y  “Mamita” Calderón. Méndez cobró un tiro libre, luego de una falta sobre “Taca”, la pelota rebotó en la barrera y le quedó tan perfecta al mismo Méndez, tanto que Rafael otra vez no tuvo cómo detener el cañonazo. Así a las duchas.

Los comentarios en las gradas hacían referencia a que Liga tenía que buscar dos goles más, al menos uno, para tener una diferencia que permita viajar a Brasil “tranquilamente”. En realidad fueron tres más y la diferencia se hizo enorme. Sesenta de juego y sí, Edison Méndez, de cabeza definió con gran calidad al recibir un centro de Norberto Araujo que había corrido por la banda derecha para habilitar a sus compañeros. Cada vez es más común ver a “Beto” avanzar por la derecha hacia adelante, juntándose con quienes vayan por ese lado, siendo Neicer, Méndez o Bolaños los compañeros.

El equipo de Cuca no desesperaba, pero sentía el efecto del juego rápido de Liga, aunque adelantó un poco sus líneas con objeto de buscar un gol que descuente la enorme diferencia que estaba gestándose. Fred fue siempre el que más trató de vencer a Domínguez, demostrando su calidad de delantero. A los setenta y seis de juego, Méndez, sacó un pase magistral a Franklin Salas, quien había entrado por el gran Miller Bolaños, para que “El Mago” haga un nuevo truco…y lo hizo. Derechazo dentro del área hacia el vertical derecho de Rafael. Locura en Casa Blanca, casi un carnaval.

A tres del final el carnaval fue completo. Salas cobró un córner hacia afuera del área para que Ulises De la Cruz, reciba el balón absolutamente solo y, para no quedarse atrás de los otros dos goleadores albos, un nuevo derechazo que escribió el cinco a uno definitivo en la final de ida de la Copa Sudamericana.

Será la vuelta en el Maracaná el 2 de diciembre, con Emelec de por medio por el cupo para la Copa Libertadores 2010. ¿El mítico estadio verá a Liga Deportiva Universitaria dar otra vuelta olímpica sobre su césped? Tendremos que esperar una semana para tener la respuesta, pero por ahora, todo indica que sí. Como dato nada más, en Casa Blanca, Fluminense entre Libertadores y Sudamericana, se llevó nueve goles, no es poca cosa.

Alineaciones:

Liga: 22 Domínguez, 2 N. Araujo, 24 Espínola, 14 D. Calderón, 13 Reasco, 5 De La Cruz, 15 W. Araujo, 7 Bolaños (11 Salas 75′), 12 Méndez (4 Chila 75′), 9 W. Calderón (19 Graf 69′), 16 Bieler.

Fluminense: 22 Rafael, 6 Gum, 3 Cássio, 25 Dalton, 14 Mariano (2 Ruy 72′), 5 Diogo, 7 Diguinho (21 Maurício 60′), 11 Conca, 8 Marquinho, 18 Alan (9 Kieza 45′), 20 Fred.

1 Comentario

Deja tu comentario: