No descuida lo local

No descuida lo local

No cabe duda que, en la historia, Espoli debe ser uno de los equipos más complicados para Liga Deportiva Universitaria. Esta vez no fue la excepción; sin embargo, marchó en Ponciano.

Decir que el primer tiempo de Liga fue casi perfecto, mientras que el segundo todo lo contrario, es, sin temor a equivocarme, el resumen del partido. ¡La U y sus marcados contrastes! así:

A toda velocidad desde el inicio del juego, destrozando al rival de todas las formas posibles, con mucha dinámica. Remates de larga distancia, toque preciso, cambios de frente, apertura de cancha, desbordes por las bandas, solvencia en defensa, espectacular medio campo en marca y gol a los doce minutos de tiempo corrido: “¡Mesa!”, diríamos en algún juego de cartas. ¿Qué mejor panorama que aquel?

José Valencia y Fernando Hidalgo fueron quienes, además de cumplir con varias de las cosas antes mencionadas, pusieron la voz de alerta en filas policiales, con sus remates de larga distancia. En el minuto comentado, gran jugada de “Chino” Luna por la mitad de la cancha; habilita para Hidalgo, precisamente, por la derecha, quien desbordando envió el centro para que “Mamita” Calderón, cumplidor como es, la mande a guardar en el arco de Héctor Rolando Carabalí. ¡Caída y limpia! diríamos.

En los minutos siguientes, Carlos Luna tuvo dos oportunidades de gol claras, que no supo concretarlas, pero siempre la buscó, además de topar bien con sus compañeros. También, para seguir hablando de contrastes, Espoli era una oda a la lentitud y la desorganización, por eso la superioridad de Liga era más notoria. William Araujo ganó la línea de fondo más de una vez, desbordando por derecha, por ejemplo.  De todas formas, las ocasiones de gol fueron desaprovechadas y empezaron a disminuir hacia el final del primer tiempo, manteniéndose la superioridad de todas formas.

Etapa complementaria y otro cantar. Primero porque Liga salió errática: perdió la pelota, la concentración, aparecieron errores en defensa, y no veía la forma de recuperar el dominio del primer tiempo. Espoli, con sus propios problemas, tampoco sabía cómo hacer que las cosas, para sus intereses, mejoren, y peor con la expulsión de Quillupangui, uno de sus mejores jugadores, al minuto 57 de tiempo global.

Con esos antecedentes, así como con la expulsión de Edgardo Bauza de la banca de suplentes, de todas formas la sensación que quedaba es que la U podría aprovechar el tener un jugador más en cancha, pero, como siempre ocurre con “El Gallito”, las cosas fueron distintas, y fue la visita la que creció. ¿Un partido, en el entretiempo, puede cambiar tanto? y la respuesta es que sí.

La hinchada empezó a desesperarse con el pasar de los minutos porque el equipo no la encontraba. El ingreso de González por Ganchozo fue poco productivo, perdiéndose la media cancha cuando se esperaba que sea lo contrario, teniendo a un armador como él dentro de la alineación. También ingresaron Barcos y Vera, para aprovechar el jugador extra, pero la fórmula no se encontraba.

Los fantasmas del 1-1 de hace un año, al último minuto, se hacían presentes en Casa Blanca. Parecía que la visita podía alcanzar el empate; de todas formas, en los descuentos hubo un gol, pero para escribirse el dos a cero. Carlos Luna vuelve a participar de la jugada, luego de gran toque que lo involucró con González, para que finalmente “El Pirata” Barcos, dentro del área “y caminando” con soberbia clase escriba el dos a cero. Enorme puntería, gran solvencia, enorme clase y pocos minutos en cancha desde su ingreso a la misma.

Dos a cero en el marcador, con los contrastes descritos, pero que al final significan tres puntos y se sigue sumando en la tabla de posiciones del torneo local. Ahora, a cambiar el cassette de nuevo, porque se viene Peñarol el jueves por la Copa Libertadores. La consigna sigue siendo la de siempre: ganar o ganar…no hay alternativa.

Alineaciones:

Liga: 1 Cevallos, 6 Guagua, 4 De la Cruz, 23 Moreira, 15 Araujo, 8 Urrutia, 18 Hidalgo (20 Vera 69′), 24 Valencia, 54 Ganchozo (11 González 45′), 21 Luna, 9 Calderón (16 Barcos 39′).

Espoli: 33 Carabalí, 24 Nazareno (7 Cobo 25′), 3 Cañete, 23 Gómez Portocarrero, 50 Montaño, 5 Vizcaíno, 6 Mejía (11 López 67′), 14 Guerrero, 10 Quintana (20 Gallardo 76′), 9 Guarino, 15 Quillupangui.

Deja tu comentario: