Ni por el láser verde!

Ni por el láser verde!

Ni por el maltrato, ni por el tráfico, ni por la demora en llegar al estadio, ni porque el portero que tenía las llaves de la puerta del camerino hacia la cancha del templo del fútbol no aparecía, ni porque Amarilla ya sabemos cómo es cuando de pitar se trata, ni porque se hablaba de guerra y venganza hasta minutos antes del partido, ni por cualquier otra cosa que se me pase este momento, Fluminense pudo evitar otro Maracanazo albo, que sin duda alguna es histórico, puesto que seguramente nunca antes un equipo internacional ha dado dos vueltas olímpicas seguidas en dicho estadio.

Es histórico también porque se ha conseguido el triplete sudamericano tan añorado y en un tiempo record, y de qué manera, superando a equipos de todas partes de América del Sur, pero siendo el factor común, el eliminar a los equipos argentinos, y quitarles la gloria en las finales a los equipos brasileños, en este caso al Fluminense dos veces, y al Inter una.

Y sigue siendo de esa misma forma, porque el resultado logrado significa jugar la Recopa 2010 ante Estudiantes de La Plata, por defender el torneo, como si fuera poco, primero en Quito y luego en territorio argentino, puesto que el Campeón de la Libertadores define de local. Será de ir preparando maletas desde ya; además, hay que ir a jugar en Japón otra copa, a un solo partido…sigamos soñando.

Otro detalle, Claudio Bieler ganó el premio por ser goleador de la competición y se llevó nada más y nada menos que un automóvil. ¡Negocio completo!

Pero conseguir la tercera parte de este trébol costó “sangre, sudor y lágrimas”. Hay que decirlo, Liga Deportiva Universitaria no jugó bien, falló mucho en la marca de medio campo y eso es lo que trajo como consecuencia que el “Flu” pueda ser superior en juego, y así ,acercarse al arco de Domínguez varias veces, quien también lució nervioso. De tal manera, bastaron trece minutos para que el local empiece a recortar la distancia: William Araujo le regaló la pelota a Diguinho, quien luego de avanzar varios metros, disparó al arco de “Dida”, con tanta suerte que la pelota volvió a desviarse en el mismo William, y se fue para adentro sin que el arquero pueda hacer algo para impedirlo. Empezaba a acelerarse el sufrimiento.

Ulises De La Cruz se fue expulsado al dieciocho del global, con roja directa, generándose inconvenientes para el equipo de Fossati, porque significó la salida de “Mamita” Calderón para que Larrea entre a marcar. Todos sufríamos más, porque la sensación es que se jugaba contra una pared enorme, porque el balón regresaba casi de manera inmediata al campo de la U. Diguinho a los treinta ponía el dos a cero pero se lo anuló por fuera de juego. Cuando moría el primer tiempo, en esos minutos fatídicos de los que tanto he hablado en estas columnas, Fred con gran categoría puso el dos a cero. Parecía que la estantería se venía abajo.

En el segundo tiempo, Espínola y Norberto Araujo se pusieron el equipo al hombro, despejando todo lo que venía, pero en cambio Domínguez transmitía inseguridad en los primeros minutos, pero se fue asentando sobre la cancha. De todas maneras, seguíamos jugando contra una pared mucho más alta porque la pelota regresaba más rápido que en el primer tiempo.

Recién a los cincuenta y cinco Liga se acercó un poco al arco de Rafael quien pasó de vacaciones con sus defensores. Bieler desbordó por izquierda, pero mandó el centro a donde sólo había césped y jugadores brasileños. “El Taca” estaba contra el mundo, pero una vez más dio clase de cómo aguantar el balón, de cómo retenerlo, tanto que lo marcaban dos y hasta tres del “Fluzao”. Dos más tarde, una carambola pegó en la base del vertical de Domínguez, con tanta suerte que se fue para afuera de la cancha: Campos en el intento de despejar tuvo la mala fortuna de que la pelota rebotó en Ruy, para desembocar en lo ya descrito. Me parece que ahí se nos paralizó el corazón a todos, allá y acá.

Al minuto setenta y uno, es que el tiempo pasaba tan lento, Gum puso la tercera para el local, de cabeza, al recibir el balón desde el tiro de esquina, provocado por una excelente atajada de Dida que derivó en el córner nombrado. Se venía la noche, el ánimo estaba más que alterado. Fue un bálsamo tranquilizante, hasta con efecto de doping, el ver a José Francisco Cevallos dando instrucciones junto a Fossati y conversando con el D. T. uruguayo, como que el fuera su asistente técnico. La verdad, “Pancho” es el dueño del Maracaná, hace lo que quiere sin que nadie le proteste. ¿Cuándo se ha visto que un jugador de la banca de suplentes pueda hacer eso? sino sigamos recordando a Thiago Neves y a Baldazzi en aquel penal en el que “las manos del Ecuador” salió caminando por la demora en su cobro.

Habrá que agradecer a Fred sin duda alguna. El goleador y capitán brasileño del Fluminense, se fue expulsado con roja directa con algo que podría catalogarse agresión al árbitro central. Parecía que las cosas se igualaban, con ambos equipos con diez jugadores y a quince minutos del final; tanto así que cuatro más tarde, Neicer Reasco desperdició la única jugada de gol de Liga en todo el partido. Bieler lo dejó sólo frente a Rafael, pero el capitán albo se apresuró a definir y le salió mal.

Para aumentar la angustia, los nervios y provocar infartos, Campos vio la doble amarilla a los ochenta y uno del tiempo corrido y la U se quedaba con nueve jugadores. Larrea, que como dijimos entró en el primer tiempo, fue el elegido para ser sustituido por Calle para armar la defensa otra vez. Aguantar lo que faltaba era la consigna y todos, desde aquí y desde allá, haciendo fuerza para que la pelota no entre. ¡Cómo sería que hasta el portero Rafael iba a cabecear los tiros libres!. A cinco del final, Bieler fue sustituido por Alex Bolaños, debutando él en la Sudamericana y luego de varios y varios meses sin jugar fútbol de manera profesional.

Todo terminó, Amarilla levantó sus manos a los noventa y cinco. Las lágrimas volvieron a los ojos, los temblores desaparecieron, los nervios se convirtieron en risa y gritos, la desesperación en risa y felicidad desbordante. Liga Deportiva Universitaria una vez más hacía suyo el Estadio Journalista Mario Filho “Maracaná”. Otro título internacional, con tres finales conseguidas de cuatro jugadas, y en puesto quince del ranking mundial de clubes. por sobre equipos como el Liverpool y el Bayern Munich. Hasta ahora me pregunto qué habría sido de Liga si Van Der Sar no le atajaba a Manso ese par de remates en Tokyo hace casi un año.

En fin, triplete sudamericano conseguido y de qué manera. Gracias por todo Liga, lejos el equipo más grande del fútbol ecuatoriano en toda su historia.

Alineaciones:

Fluminense: 22 Rafael, 5 Diogo (2 Ruy 57′), 25 Dalton, 6 Gum, 11 Conca, 8 Marquinho, 14 Mariano, 7 Diguinho, 18 Alan, 24 Adeilson (15 Raphael Augusto 67′), 20 Fred.

Liga:
22 Domínguez; 2 N. Araujo, 24 Espínola,  23 Campos, 13 Reasco, 15 W. Araujo, 5 De La Cruz, 12 Méndez, 14 D. Calderón, 16 Bieler (20 Alex Bolaños 87′), 9 W. Calderón (6 Larrea 26′ – 3 Calle 83′).

Deja tu comentario: