Muy emotivo

Muy emotivo

Porque los jóvenes jugadores de Liga Deportiva Universitaria una vez más dejaron todo en la cancha, jugándose una final, con muchos de ellos por tercera vez en su carrera en primera división.

Porque los experimentados Daniel Viteri, Norberto Araujo, Geovany Caicedo, Luis Bolaños y Walter Calderón los reforzaron desde el inicio de muy buena manera.

Porque “Mamita” Calderón apareció al minuto 23 para convertir un verdadero golazo cuando el partido estaba ya uno a cero a favor de El Nacional, diciendo “¡presente!”, luego de que Hugo Vélez había adelantado al equipo “Militar” jugados 8 minutos del primer tiempo.

Porque al cambio, en la complementaria, ingresaron Fernando Hidalgo, Paúl Ambrosi y Hernán Barcos para lograr empatar el partido nuevamente, después de que Xavier Chila había ampliado la ventaja “Criolla” al minuto 39 de ese mismo primer tiempo.

Porque con los unos como titulares, y luego con los que entraron al cambio, el pensamiento general de la parcialidad alba fue “ojalá no se lesionen más”.

Porque en el palco del Atahualpa lo vieron al partido Neicer Reascos, Patricio Urrutia y vivieron el juego con todas las ganas de entrar a participar en él.

Porque en ese mismo palco estuvo José Francisco Cevallos, acompañado de toda su familia, quienes vistieron la camiseta de LDU con el 55 en la espalda para ver a Junior que jugaba.

Porque Viteri, en la última jugada del partido, pese a la complicidad en el primer gol, dejó su vida en la cancha para impedir la tercera de El Nacional, viendo la cartulina roja como consecuencia. Esa tercera hubiera sido muy complicada para el resultado global.

Porque ante eso, y con Liga ya sin cambios, Hernán Barcos se puso los guantes y el buzo de “El Mono” y fue a pararse bajo los tres palos para esperar el tiro libre, armando él mismo la barrera para impedir la caída de Liga…y así ocurrió.

Porque “El Pirata” Barcos se convirtió en el único arquero del Campeonato Ecuatoriano 2011 en tener su portería invicta a esta altura del año futbolístico.

Porque el equipo NO SE ROMPE pese a la adversidad del último tiempo, que no es poca ¿no?, y sigue dejando todo en la cancha, más allá de quienes lo conformen como titulares y los que acompañan desde el banco. Es que estos guerreros siguen esforzándose al máximo y tienen, dependiendo el caso, una o dos batallas por delante todavía.

Porque la hinchada estuvo afuera del camerino luego del partido agradeciendo a los jugadores y motivándolos con el cántico, al ritmo de la murga, que decía: “…que en Santiago cueste lo que cueste tenemos que ganar”.

Porque  el Ing. Patricio Torres salió desde el camerino hacia ese sector y, con sonrisa en su rostro, aplaudió la actitud de aquellos creyentes que entonaron los cánticos de apoyo ya descritos.

Porque Edgardo Bauza en la rueda de prensa dijo que prácticamente todo el plantel viajará hasta Chile, incluidos varios de los lesionados, “con la ilusión de siempre”.

Porque el partido frente a El Nacional, con el gol de “visitante” que “vale doble”, dejó a LDU con mejor perspectiva, aún perdiendo, porque el plantel titular de “Los Puros Criollos” mostró todas sus cartas, puso lo mejor de su plantel, y así sufrió ante los guerreros universitarios.

Porque la ilusión sigue aún sabiendo que es difícil.

Porque toda la energía se enfoca para la noche del miércoles.

Por eso, y por varias cosas más, es que esta crónica también fue distinta en esta ocasión.

Alineaciones:

El Nacional: 22 Cabezas, 23 J. C. Anangonó, 2 Triviño, 6 Chila, 17 López, 21 Vélez, 14 Pita, 8 Caicedo, 50 Minda (11 Guevara 51′), 24 J. L. Anangonó, 13 Preciado (10 Lara 79).

Liga: 25 Viteri, 51 Carcelén, 3 Caicedo, 2 Araujo, 12 Corozo, 53 Rojas (18 Hidalgo 69′), 52 Pabón, 55 Cevallos, 10 Bolaños (5 Ambrosi 55′), 56 Gutiérrez (16 Barcos 60′), 9 Calderón.

Deja tu comentario: