Lo único que no se alterna es la punta.

Lo único que no se alterna es la punta.

El puntero del campeonato ecuatoriano de fútbol hizo respetar su condición de local, y pese a presentar un equipo completamente alterno, se impuso a Olmedo por la mínima diferencia.   Los albos se mantienen en lo más alto de la tabla de posiciones.

Tomando en cuenta el inminente encuentro ante el argentino Estudiantes de la Plata, en la disputa de la primera final de la Recopa Sudamericana 2010, este próximo miércoles, el profesor Edgardo Bauza decidió preservar a casi la mayoría de los habituales titulares del plantel merengue.  Del equipo que se prevé estará ante los pincharratas, tan solo Alexander Dominguez estuvo entre los titulares este domingo.  El otro que normalmente es infaltable en la lista del “patón”, Ulises de la Cruz, también fue parte de la partida este fin de semana, ya que acarrea una sanción pendiente de la Conmebol (recordaremos que fue injustamente expulsado en la final de la Copa Sudamericana 2009 ante el Fluminense brasileño en tierras cariocas), y no podrá estar en la primera edición de la final regional del presente año.

Para unos, como el paraguarí Espínola, Renán Calle, o Enrique Gámez, fue la oportunidad que han venido esperando para ver acción en el equipo titular, y demostrarle  a su entrenador que están listos para tomar protagonismo cuando se los requiera.  Para otros, como Alejandro Espinosa, Nelson Martinez, Javier Chila y Carlos Luna, fue además una oportunidad para demostrarse a si mismos que están en capacidad de ser parte de un cuadro tan competitivo como el azucena.  En el caso de Miller Bolaños, el que hace la diferencia en la U, este partido le permite seguir tomando ritmo futbolístico, tras recuperarse de molestosas lesiones.  Capítulo aparte el joven Joao Plata, un menudito delantero que en su primera aparición el en fútbol grande, demostró que va a dar mucho que hablar. Rápido, movedizo, descarado. No le pesó el debut.  Estaremos pendientes de su juego. La buena noticia es que, si se mantiene el trajín internacional de los albos, este y otros muchachos van a seguir teniendo oportunidades.

Sobre el partido mismo, lo más rescatable sin duda fue la actitud del equipo local, que desde el inicio salió decidido a marcar diferencias en el marcador.  Y el gol no demoraría en llegar. Una gran jugada por izquierda, en el que estuvieron involucrados la calidad y visión de Bolaños, la rapidez y profundidad de Chila, y el oportunismo goleador de Luna, culminó con la anotación de este último, la segunda a fecha consecutiva, y la segunda en el torneo.  Pero Liga quería más, y a punto estuvo de conseguirlo en los pies del juvenil Plata, y en los de Bolaños, pero una gran reacción de Lanza, y una equivocada definición de Miller, impidieron que se aumente el marcador.

El equipo de Grazziani tuvo lo suyo. Preocupado mayormente de su zona defensiva, de a poco se dio modos de llegar al arco local, obligando a un par de buenas reacciones del “dida” azucena, incluso forzándole a cometer un error que por poco cuesta el empate, en un nuevo centro llovido al centro del área que el golero ligado no supo calcular adecuadamente dejando el balón en los pies del delantero riobambeño, que para suerte de la U, definió de mala manera.

Pese a que los fantasmas de los últimos minutos rondaban en la Casa Blanca, al ver que los albos no podían liquidar en pleito, fallando goles en los pies del recién ingresado Lara y de los propios Luna y Bolaños, y al nerviosismo de buena parte de la hinchada, que nuevamente se dedicó a reprochar la actuación de “sus” jugadores, en vez de apoyarlos, el puntero del campeonato aguantó las pocas, pero peligrosas arremetidas visitantes, y sacó los tres puntos en disputa, para con veinte, manternerse en lo más alto de la tabla tanto en la segunda etapa como en la acumulada.

Se vienen dos partidos de suma importancia para los intereses universitarios en esta semana. El miércoles, como queda dicho, Estudiantes de la Plata visita la Casa Blanca por la Recopa, y el domingo la visita es al Capwell guayaquileño, en donde Emelec intentará acercarse al puntero, mientras los albos querrán ir sacando una buena diferencia del único equipo que hoy por hoy se cruza en el camino de la décima estrella local.

Gran compromiso de la hinchada alba, que tendrá que cambiar de actitud y llenar el coloso de Ponciano, para ser, como siempre, parte importante de los logros del Rey de Copas ecuatoriano, LDU.

 

Deja tu comentario: