Liga “suda” sangre para vencer a El Nacional.

Liga “suda” sangre para vencer a El Nacional.

Y no solamente tiene que ver con el hecho de que el partido ante los puros criollos se presentó lleno de complicaciones para los de Bauza. Tras la eliminación copera, Liga tenía un doble reto: Superar emocionalmente la derrota del jueves y recuperar pronto a sus jugadores en un corto lapso. Si le sumamos a esto, que el equipo de Saralegui es el que mayor crecimiento futbolístico había demostrado en la Copa Credifé las últimas fechas, la parada universitaria no era nada fácil.

Y las cosas no empezaron bien para Liga. Los visitantes dejaron saber desde un momento que no iban a esperar al Campeón en su área, algo que normalmente hacen los equipos que visitan la Casa Blanca. El costado que defendían Calderón y Ganchoso era el elegido por los rápidos volantes y delanteros nacionalófilos. Ibarra era una amenaza constante. Una de las tantas llegadas por ese costado, encontró a los centrales de Liga corridos hacia la izquierda, y con un centro pasado hacia el lado derecho, Preciado llegó con lo justo para devolver la pelota hacia el centro del área por donde ingresaba Anangonó completamente solo. Uno a cero para El Nacional y los albos a remontar.

Liga sintió el golpe, no pasaron muchos minutos para que reaccione y consiga el empate. Tras gran jugada del infaltable Barcos, quien se sacó un par de rivales por derecha y le sirvió un banquete a Ganchoso, que tan solo tuvo que poner su pierna izquierda para mandarla al fondo del arco. Tras el empate y la reacción universitaria vendría lo peor de la tarde. Una horrorosa agresión, con el codo, de Chila sobre el pirata Barcos le provocaba la fractura del tabique y lo sacaba del juego y de las canchas por aproximadamente tres semanas, según el reporte inicial del departamente médico de Liga. Lo tragicómico del asunto es que el agresor recibió tan solo una tibia amarilla.  Pese a que la valentía de Barcos lo hizo regresar al campo de juego, lo único que alcanzó a hacer fue a reclamar frontalmente a su verdugo, quien con toda la sinverguencería del mundo no tuvo siquiera el valor de mirarlo a los ojos.

El codazo golpeó no solo al pirata sinó al ataque de la U. El Nacional recuperó confianza y siguió atacando una y otra vez. El ingreso del “mamita” Calderón no fue suficiente para cubrir la ausencia del delantero argentino, aunque una corajeada suya, tras saque largo de Dominguez, obligó al defensa rojo a rechazar de manera errónea, quedando la pelota al alcance de un Miller Bolaños, que no dudo en pegarle como venía, sin dejarla caer al piso, colocando su remate al palo izquierdo de Bonard García que por mas que se estiró no llegó. Golazo. Liga se ponía adelante pese a que la visita lucía mejor.

Para la segunda mitad, una de las preocupaciones de la hinchada de Liga se hizo presente; el equipo se quedó en la parte física. Ni Ulises de la Cruz, ni Enrique Vera lograban contener a la línea media de los rojos, y es así que Dominguez y el Beto Araujo empezaron a convertirse en las figuras de la cancha. El ingreso de William Araujo y José Valencia no logró refrescar las líneas de la manera en que el patón lo planificó. Liga retrocedió líneas peligrosamente, y aunque tuvo algunas oportunidades para liquidar el pleito en el contragolpe, decidiendo mal en la última jugada, estuvo cerca de ver caer nuevamente su puerta sobre los minutos finales, pero ni Anangonó ni Pita estuvieron acertados, incluso el vertical izquierdo conspiró a favor de la U.

Los tres puntos obtenidos dejan a Liga cerca de recuperar la punta de la Copa Credifé, para lo cual deberá vencer, en unos de los dos partidos que le quedan pendiente, a Emelec el próximo miércoles en la Casa Blanca a partir de las 19h30.  Lamentablemente Barcos se sumará a las bajas de una Liga que definitivamente ha tenido mala suerte con las lesiones, aunque esta última no tuvo nada que ver con la suerte, sinó con la grosería y mala fe de un elemento que tendrá que recibir la sanción que se merece en el seno de la FEF, pese a que el árbitro Vera le permitió seguir en cancha la tarde de este domingo.  Ojalá que ya sin días festivos de por medio, la hinchada se haga presente en su estadio. Liga nos necesita.

Deja tu comentario: