Liga, sinónimo de JERARQUÍA

Liga, sinónimo de JERARQUÍA

Liga Deportiva Universitaria cambió la historia de fracasos y derrotas para los ecuatorianos, y la transformó en una de éxitos y triunfos imponiendo jerarquía a cualquier rival que se le presente en el camino.

No fue hace mucho tiempo en el que un sorteo de Copa Libertadores deje en un mismo grupo a dos argentinos, un uruguayo y un ecuatoriano. Eso poco menos significaba una despedida anticipada del tricolor. La jerarquía de los platenses era suficiente para salir ganador. Hoy por hoy, el que pone autoridad y termina imponiéndose “siempre”, pese a jugar (a veces) mal, es la U.

El de anoche no fue precisamente el mejor partido de los albos en lo que va del 2011. Godoy Cruz sacó a relucir su oficio de buen visitante y corrió olvidando los fantasmas de la altura. Maniató a Liga en el medio campo y desconectó a Barcos de González y Bolaños, los creativos. Ambrossi y Reasco no fueron el aporte que suelen ser por las bandas. En defensa, Guagua, Calderón y sobre todo, Caicedo, pasaron varios sofocones con los pocos ataques visitantes. Dominguez, por el contrario, respondió cuantas veces fue requerido. Vera y De la Cruz tuvieron arduo trabajo en la contención. Pero Liga no fue claro y el empate sin goles en el primer tiempo era un castigo merecido para el local.

Todo cambió para la segunda mitad. Los de Bauza le encontraron pronto la vuelta, por medio de su mejor hombre, el argentino Barcos. El pirata apareció con su magia y dos inspiraciones suyas sellaron la suerte de sus compatriotas. En la primera, se la puso al chucho solo para que la empuje; y en la segunda, convirtió lo que seguramente es el mejor gol de la Copa Libertadores de este año. Recuperando una pelota cerca de la media cancha, recostado sobre el sector izquierdo, sorteó a cuanto rival se le cruzó por el camino y cuando parecía que se quedaba sin fuerzas y demasiado corrido hacia la línea, enrumbó hacia el arco y casi sin ángulo, al pisar el área chica, definió de manera soberbia. ¡G O L A Z O!

El segunda tanto y el cansacio, terminaron las ilusiones visitantes, que al verse superados, se dedicaron a golpear a los albos, a tal punto de merecerse la expulsión de uno de ellos por agresión al Equi González. La U tuvo en los pies del Pirata la oportunidad de hacer ádolorosa la derrota, pero Barcos perdonó. Con los tres puntos y el liderato del grupo asegurados, Liga dejó correr los minutos y sacó del campo de juego a los amonestados.

En el pasado, los argentinos, uruguayos y brasileros ganaban por el “peso” de su historia, de su camiseta, y hasta la infaltable ayuda arbitral. Hoy, LDU escribe otra historia, sin ayuda de nadie, incluso “jugando mal”. Su jerarquía le da para salir airoso, aún cuando todo parece ir mal.

Hoy Liga es el grande, y así lo han aceptado propios y ajenos, aunque cierta parte de la prensa insista en desconocer y desmerecer lo hecho por la U.

La única nota mala la dio la lesión de Ambrossi, una constante en la Liga de este año. Ahora los merengues deberán esperar a que finalicen los restantes grupos coperos para conocer a su próximo rival. Queda definido, en todo caso, que al menos los octavos de final, Liga los definirá en calidad de local, así lo manda su calidad de líder de grupo. Ya luego se verá quién se cruza en el camino de este nuevo sueño copero.

Deja tu comentario: