LIga, la excepción a la regla en Ecuador.

LIga, la excepción a la regla en Ecuador.

En el ranking mensual del Instituto de Estadísticas de la FIFA, IFFHS, Liga Deportiva Universitaria, pese a no encontrarse en actividad desde el pasado diciembre, se ubica ya en el puesto 12 entre los mejores clubes del mundo. El cuadro universitario es, además, el número uno en la clasificación de la Conmebol (misma que toma en cuenta los pasados 5 años de competiciones internacionales). El reconocimiento mundial, un estadio de primer nivel, las participaciones coperas, los títulos, la ubicación dentro de los mejores del orbe, el gran y a la vez honestro trabajo dirigencial, y el indiscutible crecimiento institucional de la U, sin embargo, no reflejan precisamente la realidad del fútbol ecuatoriano.

Casa adentro, excepto por el respecto ganado por LIGA, lo común en Ecuador son canchas en pésimo estado, “estadios” que ofrecen cero garantías, participaciones efímeras y vergonzosas en torneos internacionales, violencia, manejo dirigencial que hace y deshace con el dinero del deporte rey (y que no se conforma con eso), desastrosos arbitrajes, y una Federación que se ha visto envuelta en temas extradeportivos jamás aclarados debidamente; una federación a la que nadie se atreve a pedir cuentas claras por temor a quedar fuera de la “fiesta”.

Aunque pocas cosas sorprenden en nuestro fútbol, no deja de llamar la atención de los expertos extranjeros el que la manera de seguir el ejemplo exitoso de LDU, no sea a través de dirigencias honestas, de contrataciones de jugadores de cartel, de trabajo; por el contrario; lo que se busque sea obligar a los albos, con calendarios ridículos, a colocar equipos suplentes y/o juveniles, con partidos cada dos días, para de esta manera logran una suerte de “igualdad”, en la cual los otros tienen una oportunidad de apear a la U de campeonatos y participaciones internacionales.

Liga Deportiva Universitaria se ha convertido en el orgullo de su hinchada, de Ecuador y de gran parte de Sudamérica, es una lístima que sus logros sean tan solo una ilusión para Ecuador. Nos encantaría que nuestro país esté entre los 8 mejores del mundo, pero eso, sinceramente, está muy, pero muy lejano.

Deja tu comentario: