La Liga del 2011

La Liga del 2011

La temporada que está más cerca de lo pensado deja nuevamente a Liga de Quito como un equipo ordenado, dentro y fuera de la cancha, y además como uno de los planteles mejor reforzados para el nuevo campeonato nacional y Copa Libertadores  de América.

No es para menos. El regreso de los coperos Enrique Vera, Luis Bolaños. La saludable recuperación de Hernán Barcos, goleador de la U en la temporada 2010, más el aporte de Ezequiel González y del nacional Fernando Hidalgo ya llenan las portadas de la prensa deportiva ecuatoriana. Los cientos de páginas en referencia ya analizaron nuevas alineaciones, nuestras propuestas del estratega Bauza y hasta atrevidamente le ofrecen a la hinchada universitaria 2 equipos completos de primer nivel.

No es exagerado creer que el equipo pueda tener un importante recambio y que esto, a la hora de enfrentar dos torneos, evite el típico dolor de cabeza para dirigentes, cuerpo técnico e hinchada. La actualidad azucena solo puede ofrecer nuevas coronas, más hazañas deportivas en escenarios propios y a nivel continental.

Desde las primeras contrataciones y hasta el primer cotejo amistoso en Pomasqui, Liga Deportiva Universitaria de Quito, muestra la madures de un equipo grande, la solvencia de una institución regida por el deporte y la entrega absoluta de un grupo llamado por su técnico como “de buena madera”.

“A este buen grupo lo convertiremos en un gran equipo”, dijo el técnico rosarino luego de la victoria 2 a 0 ante la Liga de Loja. Reconoció también que varios jugadores siguen lejos de su real potencial y suficiencia futbolística muy a pesar del desenvolvimiento en esta práctica formal. Ezequiel González, el argentino que paseó su talento por Italia, Grecia y Brasil, marcó su primer tanto. Paso de ser una jugada casual a un tiro libre bien ubicado y potente. El gol emocionó al jugador que siente especial aprecio por Patricio Urrutia con quien coincidió en el Fluminense de Río de Janeiro.

El segundo gol del “Albo” lo marcó Luis Bolaños, hijo pródigo del equipo universitario, que volvió con sed de revancha, esa que siente un jugador que asumió la frustración de militar en un equipo grande pero sin ideas, sin dirigencia, sin norte. Las ganas le sobran y se nota. En un gran arranque, similar a los que en 2008 lo decretaron monarca de América, el “Chucho” dejó en el camino a varios defensores del equipo lojano y con buen remate de derecha marcó su regreso al equipo. Esta primera victoria informal del 2011 solo ratificó lo que se dice por ahí: “Liga tiene un equipo para pelearlo y ganarlo todo”.

Deja tu comentario: