La envidia mata

La envidia mata

Aunque comprensible, no deja de ser llamativa la exacerbada envidia y el rencor que los logros de Liga Deportiva Universitaria generan en un pequeño sector de nuestro país. La más reciente declaración de un alto dirigente de un equipo de fútbol, que no pudo con los albos en la final del año pasado, en donde de manera abierta y descarada, tomando el nombre de toda su hinchada, se declaró partidario del rival ecuatoriano, poniendo en manos de otros lo que ellos no fueron capaces de lograr, no hace mas que confirmar los bajos sentimientos que los éxitos azucenas crean en algunos.

En términos médicos, esto se puede explicar como neurosis: enfermedad emocional, un fenómeno social de gran trascendencia. En ciertos casos, la persona sufre alteraciones en su conducta que pueden ser graves o, incluso, que pueden afectar a los demás (recordemos la final del año pasado en el Capwell).  Pero esto puede ir mas allá,  pues ya no se trata de un pequeño grupo de personas “afectadas”, sino de una comunidad (la liguista), una ciudad o un país entero sufriendo las consecuencias de tan devastadora enfermedad.   El adulto o el adolescente neurótico mostrará toda una gama de conductas que pueden ir desde la depresión, incluso adicciones.

En la calle existen varias definiciones que describen este tipo de sentimientos:

– “Gran parte de la felicidad reside en aceptar, agradecer y disfrutar lo que tienes. Sin embargo, gran parte de la infelicidad reside en envidiar lo ajeno.”

– “La envidia mata, ahorca y tira disparos; Pero los buenos escudos pueden soportan y alejar todo lo que les aceche”

– “No existe la envidia sana, la envidia en sí sólo es la tristeza o pesar por el bien ajeno, en ningún momento hace referencia a algún sentimiento sano hacia los demás”

– “El problema más común entre los seres humanos es la envidia, no soportamos que otros sean más que nosotros, y nos divertimos con la desgracia de otros para que sean menos que nosotros.”

Pero no solamente son las declaraciones radiales, televisas o escritas, las que denotan sus bajos sentimientos,  se da también, y de manera preocupante, en el seno de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, la misma que se ha empeñado desde siempre en complicar el trabajo de la U, castigamdo al mejor de la historia, en vez de colaborar, o, al menos, no estorbar. El que está llamado a ser el ente rector del deporte rey en Ecuador, sirve para todo, menos para repartir justicia a todos por igual.

Cada título de LDU es, por lo visto, una pesada cruz que cae sobre ciertos personajes, que no ven con agrado el que un equipo ecuatoriano sea amo y señor del continente. Lo cierto es que, los problemas, las trabas, la envidia, unicamente han hecho cada vez mas fuerte a Liga, una Institución que llegó a los mas alto del fútbol mundial para quedarse.

Al final, nada mas nos queda decir: Otra vez, Va por ti Ecuador!

 

Deja tu comentario: