Importante pero…

Importante pero…

Liga jugó ante Peñarol, sin ninguna duda, el mejor partido en lo que va del 2011. Los tres puntos obtenidos ante los “carboneros” le permiten a los albos seguir con opciones en el máximo torneo continental, dependiendo aún de sí mismo, pero con la casi obligación de empezar a sumar fuera de casa si quiere sacarle el máximo provecho a su rendimiento de local.

El equipo del “Patón” solo cuenta por victorias a sus presentaciones en el fortín universitario en lo que va de la temporada, pero casa afuera, excepto la victoria en calidad de “visitante” ante El Nacional, en el Atahualpa, los números y, sobre todo, el tipo de fútbol demostrado, dejan mucho que desear. Es muy cierto que debido a lesiones, suspensiones e imponderables (como lo del Chucho Bolaños), el timonel azucena no ha podido todavía contar con lo mejor de su plantilla, y tampoco ha podido repetir alineación a partido seguido. Pero nos acercamos al mes de abril y en la tienda azucena comienzan a sonar las alarmas.

La U, como queda dicho, tiene el futuro en sus manos. Victorias en los partidos diferidos le darían el liderato en Ecuador, y la consecución de, al menos cuatro puntos, en los dos partidos restantes de Copa, la clasificación a la siguiente etapa; pero su Directiva, cuerpo técnico, jugadores e hinchada esperan más. Sin embargo, no se puede dejar de reconocer el poder que de local representa LDU, a tal punto que todo aquel que llega a la Casa Blanca aspira principalmente a no ser goleado. Ocho goles a favor en dos partidos de la Libertadores, no hacen más que ratificar dicha percepción.

Si las lesiones han sido punto determinante en el inicio de la temporada, no se puede negar que el nivel demostrado por ciertos jugadores ha permitido a los albos mantener la jerarquía consolidada en los pasados años en las canchas de Sudamérica y el mundo. Alexander Dominguez ha vuelto a ser el infranqueable golero que apareció con fuerza en el 2007, solo que esta vez mejorado. Neicer Reasco corre por su banda como en aquella Liga del 2003. Guagua, Caicedo y Calderón conforman la muralla negra, y por momentos hasta han hecho olvidar al “infaltable” Beto Araujo, quién todavía no ve acción. Ambrossi de a poco vuelve a su nivel, pero su amor por la U le aporta ese “algo” adicional que todo equipo debe tener. Ulises, pese a su edad, sigue siendo cumplidor. El “quique” Vera, en lo suyo, con garra, con fútbol, crece a medida que crecen las exigencias en la U. El Equi González, aunque todavía no adaptado 100%, le da unos toques de calidad pocas veces visto en Ecuador, y ni hablar de sus pases-gol. Barcos es un derroche de calidad inagotable, aunque todavía se extraña su poder goleador. “Mamita” Calderón y su vigencia goleadora.

Pero faltan, claro que faltan. Bauza extraña aún el liderazgo de Araujo en defensa, tanto como la velocidad, desborde, cambio de ritmo, picardía y gol de los Bolaños, Miller y Luis. La marca y dinámica de Fernando Hidalgo. Los goles del chino Luna (que por fin apareció ante Peñarol), pero que lamentablemente, y para variar, es baja por al menos dos meses por una nueva lesión.

Los cinco goles ante el otro grande de la región, que tranquilamente pudieron ser más, le dan un impulso anímico al equipo merengue, y de paso el liderato del que debe ser el grupo más fuerte de la Copa. Pero hacerse fuerte de local no basta en un grupo así. Es una obligación obtener puntos fuera de su feudo. Peñarol y Godoy Cruz ya lo lograron, aunque en el caso de los argentinos, éstos los habían perdido en casa, justamente ante los uruguayos. Si Liga, además de obtener los tres puntos que le quedan de local ante los mendocinos, no obtiene algo en Argentina ante Independiente, es muy posible que tenga que comenzar a esperar resultados de terceros, y eso nunca, pero nunca fue recomendable.

Por ahora, toda la atención vuelve al torneo doméstico con la visita de los centrales a su par lojano en la Centinela del Sur, en una nueva aventura viajera que obligará al Rey de Copas, entre viajes y juego, a permanecer tres días fuera de la Capital, ya que el equipo viaja el sábado, y regresa recién el lunes. Esperamos que tanto desgaste, se complemente al menos con tres puntos que sigan manteniendo a Liga muy arriba en la tabla de posiciones, con mayor razón cuando se está a las puertas de disputar dos juegos decisivos ante el Deportivo Quito, en lo que podrían ser las finales anticipadas de la primera etapa de la Copa Credifé, y la consecuente clasificación a la final del torneo más la Copa Libertadores 2012, casi nada.

Deja tu comentario: