Había que ganar

Había que ganar

Y se ganó. Era un partido difícil, como todos obviamente, pero Independiente del Valle en el último tiempo se volvió una piedra en el zapato para Liga,  y se la sacó.

Sí, con una Ibarrada en el gol del discutido Neicer Reasco, pero aquello, inclusive, es parte de las reglas del juego, que también por eso es apasionante. Gol conseguido al minuto sesenta y ocho de tiempo corrido, en una segunda etapa que fue mejor que la primera para el equipo dirigido por Edgardo Bauza.

En ese sentido, vale comentar que el primer tiempo fue jugado mucho en el medio campo y con el equipo de Sevilla bien plantado en toda la cancha, con las mejores opciones para abrir el marcador. Tampoco fueron en cantidades, y no es que Liga no las tuvo, pero es cierto que no fueron claras. Además, Joao Plata debió ser reemplazado al minuto cuarenta y dos por un golpe, entrando Ariel Nahuelpán en su lugar.

En el segundo tiempo, en la generalidad, el trámite del partido fue parecido, se mantuvo la marca en medio campo, y con ambos equipos tratando de manejar bien la pelota para no perderla. La reconfiguración de juego con la salida de Plata le obligó a Liga a buscar otras opciones de llegada, especialmente por los costados, y de ahí sale el gol comentado.  Hay que recalcar que el segundo tiempo de la U fue mejor que el primero, ya que se dedicó a proponer el partido, a asumir su rol de local y protagonista siendo notable la diferencia. Tampoco digo que fue excelente, pero fue mucho mejor de lo visto el último tiempo.

Va de la mano la reacción de la hinchada que asistió a Casa Blanca, ya que al final del primer tiempo, el equipo se fue pifiado, pero al final del partido se fue aplaudido por parte de los presentes. Sí, las emociones siempre irán de acuerdo al trámite del partido, pero esos aplausos fueron el reconocimiento de que Liga estuvo mejor en los segundos cuarenta y cinco.

Es un triunfo futbolísitico, sin duda, pero por sobre todo es anímico para el momento de Liga Deportiva Universitaria, lo que será para bien. Ganar siempre será una bocanada de oxígeno para todos los del entorno universitario. Un tema queda flotando en el ambiente, y es la demasiada exquisités de una hinchada que está dolida y preocupada. En otra época habría sido, “había que ganar, y se ganó” como el título e inicio de esta crónica, pero ahora es, “de no ser por Ibarra y su error, y etc”. ¿Le hemos quitado todo margen de error a Liga? parecería que sí.

En todo caso, se viene el choque de punteros la próxima semana en Casa Blanca entre Liga Deportiva Universitaria y Barcelona, y se entiende que será estadio lleno. Habrá que estar ahí como sea, sin pretextos, confiando en ganar. Se vio en gran nivel a Ezequiel Luna, a Norberto Araujo, por citar dos nombres. ¿Quien quita que la próxima semana todos estén mejor, a raíz de este triunfo?. Vamos! hay que ir a apoyar a Liga. Respiremos un poco, ya que si Liga gana será puntero.

Alineaciones:

Liga: 22 Domínguez, 6 Luna, 2 Araujo, 23 Bone (17 Echeverría 63′), 13 Reascos, 18 Hidalgo, 11 Méndez, 14 Calderón, 55 Cevallos (4 De La Cruz 74′), 10 Plata (Nahuelpán 42), 16 Bieler.

Independiente: 12 Ibarra, 4 Caicedo, 3 Balbuena, 57 F. León, 54 Quiñónez (14 Pineida 45′) (20 Angulo 71′), 10 Samaniego, 6 Solís, 7  H. León, 32 Guerrero, 9 Barreto, 8 Ferreira (50 Oña 73).