Ser “Groupie” en un mundo de hinchas.

Ser “Groupie” en un mundo de hinchas.

Estuve mirando algunas notas de prensa y comparándolas con lo que en las redes sociales se vierte sobre lo que es ser hincha, en un vendaval de ideas, mientras escuchaba The Rolling Stones, recordé que alguna vez en una charla con una amiga me dijo que sin pensarlo se volvería “groupie” del famoso conjunto inglés que se volvió leyenda en la música. Esa palabra me quedó rondando la mente y de pronto su definición cobró otro sentido.

Groupie, es aquel seguidor incondicional de un grupo, que viaja con el grupo, que se sabe todas sus canciones, que las canta hasta perder la voz, que no le importa nada frente a su “obligación” auto impuesta con el grupo y por ende deja a un lado familia, trabajo, relaciones personales y compromisos que asume, con tal de estar con ese grupo que muchas de las veces ni siquiera sabe de su existencia, dado un fenómeno social denominado “fama”.

Lo más importante es que un groupie piensa que los demás seguidores o adeptos de ese grupo no lo son, o no deberían serlo por el simple hecho de que no hacen esos “esfuerzos” que el groupie si los hace, descalificando a todo aquel que está al tanto del grupo sujeto de adoración solamente según sus capacidad, priorizando sus obligaciones, a medida de su economía y tiempo, pero para el groupie eso no es suficiente, simplemente los demás no son fans, seguidores ni nada que se relacione con ese grupo, en un abuso de la verdad consideran que ese punto de vista es el único válido.

Comprendido este punto, y si se lo traslada a lo deportivo y en lugar de groupie decimos “hincha”, tendremos como resultado a muchos, sin camiseta específica, del equipo que se les venga a la mente, que consideran que un hincha debe ser tal cual lo descrito, que los demás no dan la talla para entrar en esa categoría; sin embargo, suelen ser mayoría y suelen ser más objetivos a la hora de mirar fallas que el amor de hincha muchas veces no deja señalar y más sosegados a la hora de demandar lo que el mismo sentimiento de hincha exige para que se cumpla de inmediato. Aún más, considerar que el hincha que es más modesto en sus actitudes, quizás sea más permanente que aquel que dice hacerlo todo por su equipo y a la hora de la verdad no pasa de un discurso, sin hechos que lo respalden.

Es hora de tirar todos para el mismo lado, identificando puntos comunes de interés y en este caso amor común por un mismo equipo, sin descalificar que el que lo siente diferente lo siente a su manera y no como a mí me nace que todo el mundo, en forma impositiva, debería comportarse para demostrar que es hincha. No caigamos en ser groupies cuando es más hermoso ser personas con un objetivo común, engrandecer a una institución dentro de la tolerancia por lo que cada uno pueda aportarle.