Gran partido pese al resultado

Gran partido pese al resultado

¿Qué se puede decir de un empate cero a cero? seguramente este el tipo de crónicas que menos gusta escribir porque no hay mucho que contar en cuanto a goles, sin embargo, en esta ocasión sí hay algunas cosas que comentar y rescatar.

Fuera del resultado, hablando más “objetivamente” fue un muy buen partido de fútbol y creo que, más allá del sabor agridulce que siempre quedará en un torneo como la Copa Libertadores, me parece que como aficionados al “deporte más hermoso del mundo” no cabría estar decepcionados porque salió un gran espectáculo.

Liga dominó casi todo el partido, llegó por todos lados buscando el arco de Fernando Henrique y en algunas ocasiones estuvo cerquísima de anotar pero la puntería no estuvo afinada. “Faltó tiza” dirían los billaristas además de que el arquero brasileño se consagró tapando todo lo que podía. Basta recordar la jugada del primer tiempo en que Bieler, Bolaños, Vera, etc intentaron vulnerarlo, pero su presencia, combinada con ubicación, junto a “san palo” quisieron que el arco visitante no sea abatido. Era un vendabal blanco sobre el césped del Estadio de Ponciano.

Quedaba la sensación en el ambiente de que el gol llegaría pronto, aún cuando Fluminense se mantenía a buen recaudo, con orden, sin exigirse mucho por el miedo a la temible altura capitalina. Es que el volumen de juego que Liga estaba mostrando durante la primera mitad fue a gran nivel, con velocidad, orden en defensa, tanto que cualquier exageración es poca si decimos que José Francisco Cevallos pasó de vacaciones. En un fugaz abrir y cerrar de ojos los equipos se fueron al descanso.

La tónica cambió un poco en el segundo tiempo, con el ingreso de Cícero en el equipo brasileño, aportando velocidad en el contragolpe buscando el arco de Liga. Como ya se habían consumido los cuarenta y cinco minutosiniciales, Fluminense salió a buscar el contragolpe mágico que les permita ponerse en ventaja, estando cerca en dos o tres ocasiones, una de ellas que pegó el balón en el vertical de la mano izquierda del arquero “albo”. Por su parte, Bauza puso a Kaviedes al inicio de esta etapa en lugar de Paúl Ambrosi.

Pese al despertar del rival, LDU retomó el dominio de cancha, jugándosela al todo o nada, para obtener los tres puntos. Nuevamente las ocasiones que no terminaron en gol volvieron a ser en gran cantidad en los pies de los jugadores del Campeón Ecuatoriano. El estadio “se fue abajo” con el ingreso del histórico Agustín Delgado por Claudio Bieler quien, a mi criterio y fuera de la crónica, es mucho más jugador que Luis Miguel Escalada.

Tiros de esquina a favor de Liga hubo en igual volumen que la lluvia que cayó el día de ayer sobre Quito, siendo un total de quince, versus cinco que cobró la visita.  La verdad sea dicha, la pelota no quizo entrar, lo que terminó cellando el empate sin goles en el marcador. Se instauró la polémica con una jugada de Cevallos fuera del área y como último hombre, en la que supuestamente el balón le pegó en la mano, solo él sabe lo que ocurrió, pero queda más que demostrado que su experiencia le hará muy bien a Liga Deportiva Universitaria. Lo de Calle, Araujo, Campos, Manso, Vera, Bolaños, etc sigue siendo importante y dará mucho que hablar su actuación si siguen así.

Lo discutible recayó en el tema de siempre: Joffre Guerrón, pero no es momento para topar ese tópico.

En fin, Liga jugó bastante bien, el resultado no acompañó, pero si quiere ver buen fútbol, vaya a ver al campeón el domingo contra “Los Puros Criollos” luego de vivir la fiesta de la MEGACARAVANA SIEMPRE CONTIGO LIGA. La invitación está hecha.

Alineación: 1 Cevallos, 2 Araujo, 3 Calle, 4 Ambrosi (10 Kaviedes), 23 Campos, 20 Vera, 8 Urrutia, 7 Bolaños, 21 Manso, 19 Guerrón (17 Suárez), 16 Bieler (9 Delgado).

Deja tu comentario: