Gracias Alfonso!

Gracias Alfonso!

Esta es una de esas crónicas que, tanto por naturaleza como por obligación, debe ser diferente a las acostumbradas en este espacio. Hoy no se hablará de táctica, de estrategia, de cómo se movieron los equipos ni de resultados. Sí de goles, porque los hubo de gran calidad, de acuerdo, pero el tema central de esta crónica es Alfonso Obregón, su partido de despedida y todos los sentimientos provocados.

Una vez terminado el partido preliminar, correspondiente a las ex glorias, el No. 5 de Liga Deportiva Universitaria, saltó a la cancha con el uniforme del equipo “Los Amigos de Obregón” para recibir el reconocimiento formal, puesto que se le entregaron placas por parte de LDU, de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, de la hinchada (Barra Los Dinosaurios), así como él entregó una al Señor Rodrigo Paz, en agradecimiento por todo lo que Liga le dio en todos estos años de carrera.

Terminado el tema “protocolario”, era el momento del fútbol otra vez, así que los equipos al puro estilo del Mundial saltaron a la cancha del Estadio de Ponciano por el túnel central del mismo, mientras el himno de la FIFA sonaba por los altoparlantes y el logo de la entidad máxima del fútbol profesional se mostraba en el marcador electrónico.

Si bien Liga era mucho más por la actividad de sus jugadores, fue el equipo de “Los Amigos…” el que pegó fuerte y se puso en ventaja. Segundo Alejandro Castillo, con un remate espectacular, dejó sin el más mínimo chance a José Francisco Cevallos quien, con su vuelo, hizo mucha más grandiosa la anotación. ¿Será premonitorio?. Se habían cumplido diez minutos, de los cuarenta dispuestos para cada tiempo.

Transcurridos seis minutos desde aquello, Liga empató con gol de Hernán Barcos. “El Pirata”, quien volvió a jugar luego de su lesión, recibió un centro de Martínez y de cabeza, con gran clase, venció a Fabricio Correa. Sin embargo, un minuto más tarde, “Los Amigos…” volvieron a adelantarse en el marcador; esta vez, Luis Bertoni Zambrano, rompiendo el offside al recibir un gran pase de Alex Aguinaga y en su vuelta a Casa Blanca, desde el año 2003, “sombrereó” a “Las Manos del Ecuador” con enorme clase, poniendo el marcador dos a uno.

A los veintiocho, se juntaron Salgueiro, Barcos y Miller Bolaños, para que este último, con gran velocidad, derrote a Jacinto Espinoza quien salía desesperado a achicar. Cabe decir que cuando “Súper Chinto” ingresó a la cancha, se escuchó a los años el clásico “eoeoeoeoe Jacinto”, ante lo cual el arquero agradeció batiendo palmas.

En el segundo tiempo, el número de cambios fue más que en el primero, entonces eso le quitó velocidad y claridad al partido. En cada cambio, en ambos tiempos, los aplausos y la ovación llenaban el estadio para cada uno de los que ingresaba a la cancha, o en su defecto salía, y de forma especial con quienes fueron parte de Liga Deportiva Universitaria.

Al corearse los nombres de Santiago Jácome, Alex Aguinaga, , Luis Bertoni Zambrano, Eduardo “El Tanque” Hurtado, Jacinto Espinoza, Ariel Graziani y Carlos Tenorio, las emociones se multiplicaron. Ni se diga con quienes, siendo del plantel de Liga, reforzaron al equipo de “Los Amigos…”. Hablando de Carlos Tenorio, fue sorpresa general que “El Demoledor” salte a la cancha, puesto que apenas se había bajado del avión momentos atrás. Eso demuestra la calidad humana de “Che Carlitos” y lo que Alfonso Obregón ha representado para él.

Volviendo al partido, específicamente al segundo tiempo, cumplidos cinco minutos, Alfonso Obregón ya jugando por LDU, hizo un gran pase a Tito Valencia, quien se acomodó y con gran remate venció a “Super Chinto”. Golazo sin duda.  Al veinte, Miller Bolaños inscribió otra vez su nombre en el marcador, y uno más tarde, Victor Estupiñán “le quebró la cintura” a Luis “Chino” Gómez y dejó sin chance a Jacinto Espinoza, escribiendo así el que a la postre sería el marcador definitivo de cinco a dos a favor de Liga Deportiva Universitaria.

Al minuto veinticuatro, Alfonso con la pelota en sus pies, corrió por el mismo sector de la cancha en el que le hizo el gol a Arsenal de Sarandí. Desde las gradas el típico silbido de apoyo salió de forma inmediata. Con el cinco en su espalda siguió para adelante pero al momento de rematar la mandó lejos por arriba del arco de “Pancho”. Igual los aplausos llenaron el Estadio.

Sobre el final del partido, el “Eterno Capitán” fue cambiado para decirle adiós al fútbol de manera formal, siendo reemplazado por su ahijado Michel Cobeña, a quien le entregó la camiseta. Además, dado que estaba jugando con dos camisetas albas, la segunda se la entregó al utilero de Liga “Washo” Boada. Cuando se aprestaba a salir, se acercó a donde José Francisco Cevallos, se dieron un abrazo gigante, y el No. 5 le puso la banda de capitán al gran arquero ecuatoriano en su brazo derecho. En el primer tiempo, obviamente, la llevó Patricio Urrutia en LDU, quien también volvió a la cancha.

Realizado el cambio, una vez que se abrazó con todos y entregó las camisetas, apareció Franklin “El Mago” Salas desde la banca de suplentes de LDU, para darle el abrazo respectivo a Alfonso. El Estadio una vez más “se cayó” con el detalle.

Byron Moreno dio por terminado el partido, todo fue abrazos, fotos y mucha emoción. En su último momento sobre la cancha de Casa Blanca, como el gran Campeón que es Obregón, dio la vuelta olímpica para recibir los aplausos de todos y agradecer una vez más a la hinchada que hasta el día de hoy lo acompañó. Durante el partido se escucharon cánticos como “Gracias Alfonso esta hinchada jamás te olvidará”, “Que venga Obregón”, “Ohh Dale Obregón, Obregón, Obregón, dale Obregón”. Además del clásico “Yo te daré” así como barras que hace tiempo atrás no habían sonado.

De todas formas no faltaron los metidos de siempre, tres en este caso, que se metieron a la cancha mientras Alfonso daba la vuelta olímpica. La Policía actuó rápidamente.

Así, con este banquete futbolero, Liga se prepara para jugar por la punta del Campeonato Ecuatoriano el próximo fin de semana, el día domingo a las 18:30 en cancha por definirse el día martes en la FEF.

Deja tu comentario: