El Capo del Sur

El Capo del Sur

Foto: AP

Confieso que copié el titular; lo encontré en la portada de Olé mientras buscaba información de Vélez, rival de LIGA en las semifinales de la Sudamericana. El titular de la revista argentina habla de River y su travesía en la promoción argentina. Copié el titular por  justicia; si vamos a hablar de un Capo del Sur, no creo que River pueda competir a la designación con un conjunto que llega por tercera vez consecutiva a esta instancia del torneo. Poco podrá River discutir con un equipo que sigue aumentando su leyenda con señas de buen fútbol, destellos de fortuna, y una luz permanente de ese algo que escapa descripción y es monopolio de algunos pocos elegidos; algunos lo llaman casta.

La casta fue justamente a lo que apeló el conjunto de Bauza luego de un primer tiempo en tierras paraguayas en donde más de un hincha albo creyó seriamente que Dios es fanático de la U. Si es que no se incorporó en las manos salvadoras de Alexander Dominguez lo hizo en los pies errantes de los atacantes de Libertad. Sufrió LIGA más de lo debido, no pudo controlar el balón en media cancha y poco atacó.  Lo poco que hizo, sin embargo, le alcanzó para crear un par de acciones de peligro que, de concretarse, hubieran acabado el pleito más temprano.

Con un rival cada vez más impaciente, los albos corrigieron en los segundos 45 minutos con el ingreso de Gámez, Bieler y Ambrossi por U. de la Cruz, Equi González y Miller Bolaños respectivamente. Los reemplazados tuvieron un encuentro flojo. Sin su presencia, LIGA ganó en velocidad, certeza y marca. Tuvo algunos contragolpes que no dieron fruto, principalmente porque el Taca Bieler aún no encuentra el ritmo. Sin embargo, el ímpetu rival tuvo su premio jugándose el último minuto del tiempo reglamentario; dudas en el despeje terminaron con un gol que puso justicia al encuentro en tiempo oficial. Vendrían los penales; Domínguez, producto del ministro de deportes, no defraudaría.

Después de un ida y vuelta, con el susto incluido de la falla de Diego A. Calderón, sería Alexander quien concretaría el paso a semifinales aprovechando el exitoso sexto cobro encargado a N. Reasco. Sin precedentes en un equipo del Pacífico, la U ratifica una vez más su creciente estatura, su conquista de tiempo y espacio: tiempo por los niveles históricos que asumen sus campañas, espacio porque, lo entenderá Olé, es actualmente el verdadero Capo del Sur.

Deja tu comentario: