El calor bajó de las gradas.

El calor bajó de las gradas.

Y no es que haya sido una típica noche de octubre, necesitada de calor, en la costa noreste de los Estados Unidos, en donde la temperaturaalcanza a lo sumo los 10 grados Celsius en las noches, no; ésta tuvo algo más, que la podríamos definir mejor como “calentura”.

Los 20 centígrados que recibieron a los 25.000 hinchas colombianos y ecuatorianos, fueron tan solo una anécdota. Los hinchas tricolores llevaban su propio plan para prender la noche.

Fue el primer lleno completo en el flamante estadio Red Bull Arena, ubicado en el poblado de Harrison, New Jersey.  Nunca antes se vivió algo parecido en este neófito escenario, y eso que el equipo que ahí hace las veces de local, Red Bull NY,  ha recibido la visita de equipos europeos y cumple una temporada de lujo, encabezando la conferencia Este de la MLS.  Quizás lo que mejor puede ilustrar lo que se estaba viviendo dentro del estadio, es una expresión de asombro de un empleado de seguridad del escenario, palabrota incluida, cuando unos y otros empezaron a arengar con ahínco a los suyos, con gritos ensordecedores de Ecuador y Colombia, respectivamente.

La noche, sin duda, fue especial. El morbo creado entre los ecuatorianos y sus vecinos del norte, no solo centrada a la tradicional rivalidad de quienes comparten frontera común, sinó, y sobre todo, a las cabezas visibles de los cuerpos técnicos, mismas que hace pocas primaveras se habían enfrentado pero cada una dirigiendo a la que hoy por hoy es su rival, crearon un ambiente muy especial desde la misma previa.   Hernán Darío Gómez y Reinaldo Rueda, reconocieron al final de la rueda de  prensa, que lo sucedido en el campo de juego no estuvo precisamente dentro de sus predicciones. Al tratarse de un “entrenamiento” se suponía que las cosas debían ser relajadas, y ciertamente diferentes a como se dieron; sin embargo, tanto unos como otros se mostraron satisfechos de conocer que cuentan en sus equipos con jugadores que más que cumplir con indicaciones técnico-tácticas, también están para pelear de igual a igual, y de guapo a guapo, cuando las condiciones del juego asi lo ameritan.

Quizás con un arbitro de mediana categoría y experiencia, el partido no hubiera llegado al nivel de fricción y enfrentamiento al cual se trasladó en algun momento, pero es que el calor de la afición contagió a todos en la arena de los toros newyorquinos.

El camino a Brasil 2014 todavía pinta muy lejano, pero todos los partidos preparatorios son importantes para que el profesor Rueda siga encontrando a los mejores jugadores, y vaya implementando su estilo en la selección.

El “bolillo” espera que Ecuador se prepare seriamente para la Copa América del próximo año, porque él le apunta todo a las elimintaroias.  De nuestra parte, y ausentes de gloria en el campo tricolor, desearíamos ver triunfante en la Copa América a un renovado equipo ecuatoriano, mientras consolida su gente para pelear de igual a igual las eliminatorias del mundial 2012.

Deja tu comentario: