Desde atrás

Desde atrás

Un partido con poca gente en las gradas…era de esperarse. Encima cielo gris, el cual decidió llorar cerca del final del primer tiempo. Ese era el escenario. Sin embargo, la situación varió conforme el partido avanzó en su desarrollo.

De manera sorpresiva, habiéndose jugado apenas cinco minutos del primer tiempo, la visita consiguió a su favor un tiro libre desde tres cuartos de cancha. Giani lo cobró a manera de centro y apareció Romero para cabecear sólo y, por sobre todos, para enviar el balón al fondo del arco de Alexander Domínguez quien se había quedado quieto.

La ventaja obtenida por el cuadro de Manabí, puso en k. o. a los jugadores de Liga, quienes no salieron del asombro y eso costó. En una jugada parecida, Giani cobró otro tiro libre, confusión en el área, rebotes, hasta que Romero volvió a aparecer para escribir el dos a cero, cumpliéndose once minutos de juego.

Es ahí que el equipo de Bauza despertó. LDU se hizo dueña de la cancha y de la pelota, ante un Manta que con la ventaja obtenida decidió replegar sus líneas. Poco a poco la figura de Salgueiro apareció enorme, para encarar, para armar el juego, hasta que él mismo decidió arriesgar y lo logró. Derechazo al ángulo superior de la mano derecha del arquero Caicedo quien jamás llegaría al encuentro con la pelota. Habían pasado cinco minutos desde el segundo gol del Atunero.  Dos a uno en el marcador y el partido “volvió a empezar”.

Conforme los minutos transcurrieron, una a una aparecieron más oportunidades para la U, ante un Manta que defendió su ventaja con todo lo que tenía, replegándose aún más. Salgueiro, Barcos, Guagua, Ganchozo, estuvieron cerca de vencer a Caicedo otra vez, con Bolaños desbordando por derecha, con Urrutia juntándose un poco más a sus compañeros. Al final del primer tiempo, minuto cuarenta y seis, Barcos de cabeza, soberbio frentazo, mandó a guardar la pelota al fondo del arco, luego de haber recibido un centro de Juan Manuel Salgueiro. Para este momento, la lluvia “ya no importaba”, porque, al menos la igualdad, se consiguió. Así a las duchas.

Inició el segundo tiempo con las mismas características como terminó el primero, es decir con Liga dominando. Si bien Bevacqua pudo poner la tercera al minuto cuarenta y ocho del global, el equipo que lo hizo fue Liga Deportiva Universitaria. Se cumplieron cincuenta y cinco de juego cuando Miller Bolaños, con un remate cargado de calidad venció a Francisco Caicedo por tercera vez. Gran jugada previa que involucró a Urrutia y Chila antes de que el encargado de anotar el gol recibiera el balón. Espectacular. El dominio de Liga era tan claro que “Dida” Domínguez ya estaba de vacaciones.

Al minuto setenta y tres Manta volvió a acercarse con otro tiro libre de Giani, a manera de centro, al cual Domínguez salió mal, pero sus compañeros lograron apagar el incendio despejando el balón. De ahí, el dominio de Liga continuó. Para esto Lara ya estaba en la cancha en lugar de Bolaños, quien se fue aplaudido. Además, el sol había aparecido nuevamente.

A diez minutos del final, Víctor Estupiñán, en la primera pelota que topó, puesto que treinta segundos antes había entrado por Salgueiro, “la mandó a guardar” con clase, ante un centro de Hernán Barcos. Al minuto ochenta y cinco, tras gran jugada del último nombrado en la línea anterior, Chila “se comió” la quinta anotación.

El partido llegó a su fin con el claro resultado y la superioridad del equipo de Bauza, aunque como ya quedó establecido empezó mal. Se viene El Nacional que, al momento de publicar esta crónica, está empatando uno a uno en Ambato contra Macará. La invitación está hecha.

[matches league_id=1 mode=home]

Deja tu comentario: