Derrota a velocidad

Derrota a velocidad


Empezaré por el final: “Fuera Bauza”, “Ya basta de Ulises y Reascos”, “Por qué siempre Ganchozo y no Cevallos”, entre otras cosas, fueron las frases que se repitieron en los últimos minutos del partido, inclusive mientras el gol de Hernán Barcos…¿y entonces?

No sé si esas frases son las adecuadas, aunque queda claro, se ha consumido ya gran parte del año futbolístico y ocurre que, otra frase más, “el equipo no despega”…tampoco se consolida por varios factores como lesiones y expulsiones. Más allá de todo eso, lo que sí es claro es que el equipo no está bien y el mismo Bauza lo reconoce. La crítica se centra en el funcionamiento en la cancha – por sobre el sistema o esquema – y en algunos nombres, los mismos que no hace falta repetirlos porque son factor común en las gradas.

Y es que dicho accionar, frente al cuadro de Sangolquí, quedó de manifiesto porque el rival supo cómo jugarle a Liga Deportiva Universitaria con dos elementos claves: orden y velocidad. Claro, esto al contragolpe pero con un claro rombo ofensivo, que concretó oportunidades en momentos clave y también falló goles.  No con esto digo que Liga no generó ocasiones; de hecho, las tuvo pero muy pocas fueron claras, pero sí inquietó el arco de Librado Azcona.

Ambos goles de Independiente, marcados por Narciso Mina, llegaron en el mismo momento: minuto cuarenta de cada tiempo, lectura que se traduce con Liga buscando la portería del frente, pero que en su juego tuvo varios y marcados momentos de lentitud. La receta fue la misma: velocidad, palabra que vuelvo a repetir, para superar a una defensa alba que dejó espacios que se aprovecharon.

Las opciones de Liga fueron más claras en la primera etapa que en la segunda, pero fue en esta última en la que Hernán Barcos logró descontar al minuto cuarenta y siete. Otra consideración, los llamados a armar el juego de LDU, González y Bolaños en el primer tiempo, por momentos jugaban en línea lo que derivó en que Barcos, o esté solo, o tenga que retroceder para buscar la pelota y no quedar enganchado en offside.

En el segundo tiempo, Bauza realizó cambios muy pronto en el desarrollo; Acosta, en lugar de González, quien salió pifiado de la cancha, fue mucho mejor y brindó a Liga la alternativa por el costado derecho, con pases de muy buen nivel; éste, en cambio, recibió buenos comentarios. Diego Calderón en lugar de Marlon Ganchozo también fue mejor y Walter “Mamita” Calderón, generó espacios para Barcos, y su ingreso permitió tener a Independiente más atrás, cerca de su propia área, pero la visita en el contragolpe mató.

El gol de Hernán Barcos, de cabeza al minuto noventa y dos, fue nada más un condimento para el juego. Lo que parece es que la receta de cómo jugarle a Liga es ya de conocimiento público hace rato largo, pero el que mejor la aplique, logrará resultados como este; más, si se aprovecha la coyuntura que tiene el presente de LDU.

Alineaciones:

Liga: 22 Domínguez, 13 Reasco, 6 Guagua, 3 Caicedo, 54 Ganchozo (14 D. Calderón 45′), 18 Hidalgo (9 W. Calderón 63′), 8Urrutia, 4 De La Cruz, 10 Bolaños, 11 González (21 Acosta 56′), 16 Barcos.

Independiente: 1 Azcona, 51 L. Caicedo, 2 Mustafá, 13 A. Ayoví, 3 Hurtado, 10 Samaniego (20 Valencia 88′), 15 Cortéz, 5 Bran, 7 Guaita (50 Rúa 64′), 52 J. Ayoví (19 A. Caicedo 90′), 17 Mina.

Deja tu comentario: