De cero a un punto

De cero a un punto

Luego de una paralización del campeonato que para muchos albos se nos hizo eterna, no cabía duda de que la expectativa de ver de nuevo a LIGA había aumentado, aunque ya muchos la miran con recelo y muestra de ello fue la escasa asistencia a Casa Blanca con 6.116 personas.

Pero bueno, pese al poco ánimo en el graderío LDU saltó a la cancha con el afán de sumar tres puntos, mostrar un buen juego luego de poder reincorporar a varios jugadores y con la ansiedad de que todo salga a pedir de boca, frente a un equipo que venía con todo a ponerse a prueba antes del próximo partido que jugará en Copa Sudamericana, con un rival de gran calibre como Sao Paulo.

A los cinco minutos de juego se produciría el primer golpe al equipo albo, tras una falta de Ezequiel Luna a Uchuari. El atacante lojano Feraud cobró con buena definición un tiro libre que con ayuda complementaria de Fabio Renato se convertió en gol, tras pasar la barrera sin que se logre desviar el balón.  Cinco minutos en el campo y el ambiente empezaba a ser hostil para los jugadores de LDU que formaban con Domínguez en el fondo, línea de cuatro en defensa: Reasco, Luna, Bone y Corozo, mientras en el centro con De la Cruz, Urrutia, Hidalgo y Mercado; y en la parte delantera Vitti junto a Claudio Bieler. Un gol tan temprano impacta no solo a la hinchada cómo muchas veces se siente (pese al importante aporte de cánticos que sonó desde la general sur) pues re-estabilizarse en el campo de juego es duro, más aún cuando Liga lleva a cuestas una presión por elevar su nivel de juego con las capacidades que el equipo tiene y cimentarse en los primeros lugares.

Sin embargo pese al golpe anímico a dos minutos del gol lojano, la U llegaba con peligro al arco rival pero carente de definición. A partir del minuto doce el partido se tornaría de ida y vuelta, pero la visita aprovecharía jugadas de contragolpe con mucho orden, velocidad y distribución del balón desde el medio campo, en una zona donde LDU aún tiene problemas por imprecisión. Cabe destacar la sociedad que armaron Neicer Reasco con Ulises de la Cruz ya que lograban abastecer a la delantera que no tuvo de fortuna con un Bieler que no conectó. El equipo lojano proponía un juego abierto que dio resultado cuando, en una jugada de ataque de LDU en la que se perdió el balón y no se recuperarlo, Feraud puso un pase perfecto a Fabio Renato quien sólo ganó a la defensa alba, y con la calidad para definir del brasileño puso la segunda al minuto veintiséis.

Primer tiempo y parecía que la noche caía sobre LDU que se vio sometido por la fortaleza y confianza que adquirió el equipo visitante tras el segundo gol. Es así que veríamos el destacado accionar de Domínguez que no solo salvó algunos ataques peligrosos, sino que también ordenaba la defensa y adquiría un liderazgo en momentos complicados del encuentro. También destacable la labor de Bone que en los dos tiempos logró anticipar y cortar varias jugadas.

Pasaban los minutos y el equipo albo caía en la ansiedad con los juveniles que no estuvieron finos y la falta de creatividad era evidente; por ello, y por el control al vendaval lojano el marcador no se movió hasta finalizar los primeros cuarenta y cinco minutos.

Para la segunda etapa urgían cambios que implicarían mover el esquema y así lo haría el Patón con un 1-3-4-3 (Domínguez; De la Cruz, Luna, Bone; Reasco, Urrutia, Hidalgo, Echeverría; Nahuelpán, Bieler y Vitti) Ariel Nahuelpán entraría por Corozo y Echeverría, quien no pude jugar los noventa minutos por su problema en el tobillo, por Kevin Mercado.  De esta manera La Bordadora se pondría en marcha con un plan de ataque distinto, ya que la defensa sería más estática y los dos laterales podrían movilizarse con mayor rapidez para conectar con la creatividad de los delanteros, y vaya que en ese trabajo cumplió muy bien Ariel Nahuelpán que dio lo que en el primer tiempo se careció: mayor empuje y riesgo.

Es así que antes de los diez minutos el planteamiento daría su fruto con el ansiado gol tras una jugada de Vitti que conectaría con Nahuelpán el cual con un elegante taco logra elevar el balón para que Claudio Bieler defina  con seguridad y potencia tras una precisa media vuelta. La cara del partido empezaba a cambiar. Pese a una Liga lojana que quemaba tiempo, aprovechaba de los errores del árbitro y se encerraba esperando atacar al contragolpe, la Liga de Quito mostraba otra actitud: asumir el riesgo y batirse a la marca era la prioridad.

Al minuto veintiocho se daría la última variante en Liga con la salida de Vitti que no tuvo un partido muy preciso, por Joao Plata quien tenía la misión de desequilibrar a ras de piso. A estas alturas el partido fue muy trabado por una mala labor del árbitro central Robinson Galarza, que en palabras de rueda de prensa del técnico Paúl Velez “perjudicó a los dos equipos”. Lo cual no deja de preocupar en cuanto al arbitraje ecuatoriano en general.

Llegaban los minutos finales de juego y los dos equipos tenían opciones pero LIGA era más fuerte, y así aumentaron los tiros libres y de esquina. Al minuto ochenta y cuatro tras un buen cobro de tiro de esquina por parte de Plata y la definición de cabeza por parte de uno de los más grandes guerreros que tiene el equipo y el fútbol ecuatoriano, Ulises de la Cruz, nuestro querido equipo ponía la segunda y el júbilo en Casa Blanca se encendía, no por un empate, sino por la labor destacada, por sortear inconvenientes y sobre todo por la actitud de la remontada.

El público pedía un tercer gol que era posible, así como se cuidaba de que Loja no logre sorprender, porque capacidad había tanto en el un bando como el otro. Lamentablemente LDU perdería a Ezequiel Luna tras doble amarilla luego de una jugada de peligro que entre Dida y él lograron salvar.

Sin embargo esto no generaría que los albos renunciaran al ataque y en una rápida jugada se aprovecha la buena posición de Bieler sólo en la zona derecha diagonal al arco y se le pasa el balón, pero El Taca comete la imprudencia de estirar lentamente su brazo ante la apresurada llegada de Larrea y el juez de línea decreta la pena de tarjeta roja para el goleador de la U.  Lastimosamente perderemos a nuestro goleador los siguientes dos partidos y con ello otra vez El Patón tiene que armar bien el rompecabezas que se ha vuelto este equipo durante todo el año.

Finalmente queda destacar que se salvó un punto en casa, claro que no era lo que muchos esperaban, mas aún para los intereses de la U, pero queda la lectura de un partido que se compuso con las actitudes y el buen desempeño de varios jugadores que lograron conectarse.