Con la misma receta

Con la misma receta

¿Se durmió viendo el partido?, ¿se aburrió?, ¿tal vez cambió de canal?. Sinceramente yo espero que lo haya visto completo, como lo hice yo y como lo hicimos quienes hacemos Cyberalbos.com, pero no le quito motivos si tomó alguna de las primeras opciones.

Que nadie se desespere, ni se tire de los cabellos. De acuerdo, estar dos a cero en tan poco tiempo de partido siempre será difícil de digerir y poco fácil de comprender. Dante López a los diez minutos y Olivera a los catorce, se habían encargado de vulnerar a la defensa “alba”, demostrando las falencias que jugadores sin mucha continuidad o, debutando, mostraban en su accionar.

Sin embargo, el resto del primer tiempo fue para el olvido por cómo se desarrolló. Siempre con Libertad en superioridad sobre la cancha, pero con poca eficacia al momento de concretar mientras que, por su parte, Liga que afrontaba el partido con la tranquilidad de la clasificación asegurada la fecha anterior, llegaba en un par de ocasiones claras con Larrea al mando del balón.

El segundo tiempo fue tal cual como el primero, ni más ni menos. Libertad conformándose con la victoria, tratando de meter más goles aunque sin convencerse de que estaba ganando y Liga confiando en que pasen los minutos, con la misma imprecisión.

Pero había que ponerle emoción. ¿Cómo hacerlo? eso hay que preguntárselo a la leyenda viviente del equipo “universitario”. Recibió el balón el capitán Alfonso Obregón en tres cuartos de cancha, arrancó en vertical tal cual como lo hizo contra Arsenal en Quito hace dos semanas. Gambeteó cuanto rival se cruzó en su trayecto, contamos seis jugadores del equipo paraguayo, fue para un lado, para el otro, entró el área, giró y de zurda la clavó en el ángulo bajo del arquero Centurión. Golazo de “Super 5” como lo bautizaría hace años un gran hincha de Liga, fiel seguidor de Cyberalbos y de AlboRadio: Diego Campos. Era el minuto sesenta y tres.

La alegría duró poquito porque dos minutos más tarde, Nelson “Pipino” Cuevas, renombrado jugador paraguayo, convirtió otro golazo que dejó a Viteri sin posibilidad alguna de atajar el potente disparo del pequeño futbolista. Inatajable. En lo posterior Libertad tuvo más posibilidades de aumentar la ventaja, así como Liga de seguir descontando. En los pies de Suárez estuvieron dos ocasiones que no fueron aprovechadas.

Se fue el partido, sin pena ni gloria. Alfonso Obregón salvó la noche con el paisaje de gol que nos volvió a regalar. Ahora hay que volver la mirada al Campeonato Nacional, y esperar la fase de Octavos de Final de la Copa Libertadores que será luego de jugar en Brasil la próxima semana.

Insisto, que nadie se desespere ni busque culpables. La derrota a nadie le gusta y menos de esa manera, pero vamos a ver el verdadero potencial de Liga Deportiva Universitaria en lo posterior. Por cierto, estará preguntándose por qué el título de esta crónica, a lo cual debo responderle que, así como la U gana caminando los partidos en el Torneo Nacional, “sin despeinarse”, Libertad lo hizo igual ahora con el equipo alterno del “Patón” Bauza, es decir, tal cual, con la misma receta.

Liga: 25 Daniel Viteri, 18 Byron Camacho, 3 Renán Calle, 6 Andrés Arrunátegui, 4 Paúl Ambrosi, 13 Pedro Larrea (20 Enrique Vera), 5 Alfonso Obregón, 15 William Araujo, 22 Eder Vaca, 11 Franklin Salas (7 Luis Bolaños), 16 Claudio Bieler (17 Cristian Suárez)

Deja tu comentario: