Cazando al puntero

Cazando al puntero

Cinco fechas del campeonato local y Liga de Quito ya vivió todas las facetas que puede brindar el Rey de los deportes.

Basta con mirar, sesudamente, al técnico argentino Edgardo Bauza en la zona técnica y entender que esa podría ser la constante universitaria en 2011.

El paton responde las inquietudes de la prensa

El “Patón” sufre, ríe, reclama y empuja. Con la mano en el mentón provoca angustia a los hinchas que, cuando Liga no encuentra en el camino, torturan al estratega con su mirada de capataz indolente. Cuando el Albo domina, toca, juega a criterio de grande, de copero, Bauza esboza la sonrisa del líder triunfador y los hinchas… los hinchas le cantan: “No se va, no se va”.

Liga en el actual torneo nacional ya probó de todos los sabores. Perdió, empató, goleó y ganó. Su fútbol siempre está bajo la lupa, encerrado en el análisis. Criticado, consultado y hasta bendecido. Seguro es el precio de ser un referente, el ejemplo a seguir o el equipo del que todos hablan para bien o para mal.

Sería apresurado calificar los primeros pasos del equipo. Sería una imprudencia decir que juega mal o que juega bien. Lo idóneo es reconocer que marca diferencia y que existen jugadores que impulsan al equipo a puestos estelares y otros que aun están en deuda no con la hinchada ni con la prensa deportiva, en deuda con un equipo grande que habla en dorado, que mira en brillante, que alza los brazos no cuando gana sino cuando supera y conquista lo que no está en los planes de nadie.

El fútbol atildado mantiene algunos referentes en esta nueva campaña. El modulo se mantiene y los que llegan van cumpliendo lo pedido por el estratega para contentar a la grada. Liga de Quito no es todavía una máquina en movimiento, pero si una nave que dejó ver sus líneas, sus nuevos apliques y ciertos toques de evolución. Basta entonces que el gran piloto lo ponga en movimiento constante, ascendente y con nuevos objetivos por conquistar. Si Bauza sonríe es porque el equipo cumple y se acerca al puntero del campeonato ecuatoriano de fútbol. Si el rosarino está feliz es porque cada jugador cumplió a cabalidad en el campo de juego y la grada… y la grada le volverá a cantar.

Deja tu comentario: