Cayó en “La Caldera”

Cayó en “La Caldera”

Sí, como en otras épocas, con cerca de cinco mil personas en las gradas, se jugó una edición más del añorado Superclásico Capitalino, con motivo de la presentación del “Ídolo del Pueblo” en su versión 2011.

Y vale decir que esta crónica será distinta por varios factores, dos de ellos muy curiosos, que realmente son anecdóticos…un condimento más del clásico entre el Rey de Copas y Aucas. Como dato nada más, el partido empezó muchísimo más tarde de lo que estuvo planeado; es decir, estuvo programado para el tradicional horario de 11h30, pero empezó casi a las 13h00.

Y vamos con el primer detalle increíble: Luego de toda la presentación del cuadro local y su plantilla, habiendo estado los árbitros cerca de cuarenta y cinco minutos en cancha, vestidos de terno y corbata, “se dieron cuenta” que las líneas de cancha no estaban pintadas, vamos a decir tizadas, entonces ellos mismos dieron la orden de que se compre pintura para que se realice dicha actividad. Ojo, no se pintaron las líneas por completo, quedando la cancha sin las de fondo, incluyendo bajo el arco, por ejemplo…se acabó la pintura comprada.

Patricio Hurtado, “Patogol” reclamaba junto al Profesor Fiori, D. T. de Liga, que el partido no se demore más de lo que ya se atrasó. En efecto, el equipo de Liga fue el de la reserva, teniendo como los más experimentados al arquero John Jaramillo y a Nelson Martínez.

“Solucionado el inconveniente” al local le bastaron treinta y nueve segundos para ponerse en ventaja: Roberto “La Tuca” Ordóñez, con soberbio cabezazo, luego de un tiro libre cobrado por Diego Quintanilla, mandó la No. 5 al fondo del arco de Jaramillo, que en la jugada previa había salvado ante Gustavo Figueroa.

La verdad la U la pasó mal. “No la vio” en el primer tiempo, y los jóvenes albos parecían muy pequeños, en estatura y físico versus los jugadores del local, que tienen a varios jugadores de Liga Deportiva Universitaria en sus filas, a préstamo, como parte del convenio entre las dos instituciones.  Lo más cercano fue un remato de Kely Vásquez que casi sorprende al portero Mario Lozano.

A diez del fin del primer tiempo, Andrés Mendoza, mediante un “cañonazo”, puso el dos a cero, luego de que sus compañeros recuperaron la pelota, tras vuelo de Jaramillo para despejar un tiro libre de Quintanilla. Mirada al piso desde el saque de media cancha.

Aquí viene el segundo tema anecdótico: Como todo era fiesta, con gorras y camisetas que se regalaban desde la cancha, en la tribuna que queda frente a la principal, una de las puertas que da a la cancha se abrió, derivando en el ingreso de varios hinchas al gramado a agarrar cuanto ítem podían. Al menos unas cuarenta personas ingresaron, mientras se desarrollaba el entretiempo. Carreras, saltos, brincos, policía y organizadores controlando….¿de locos no?. Para esto, los suplentes de Aucas calentaban cerca de la banca de suplentes. Liga, por su parte, en el camerino.

En el segundo tiempo las cosas poco cambiaron, en cuanto al dominio Oriental como tal. Lo que sí varió, fue el once de los equipos, respecto a los que empezaron. Catorce cambios se realizaron, siete por lado; así, Liga Deportiva Universitaria hizo jugar a todos los alternantes, mientras que a Aucas, además de los siete, le quedaron cuatro jugadores más sin poder participar del juego.

Dos goles más llegaron en los últimos quince minutos del partido. El tres a cero para el local lo hizo Jairo Padilla, “cerrando la pinza” dentro del área, al recibir un centro de “La Tuca” Martínez, jugándose el minuto setenta y siete de tiempo global. Cinco más tarde, uno de los que mejor estuvo en la cancha por el Múltiple Campeón de América, descontó de tiro libre. Fue como ver cobrar a Polo, Berrueta, Escobar o Manso. David Patiño, con el 10 en su camiseta, envió la pelota por sobre la barrera, al ángulo superior de la mano izquierda de Lozano. Golazo. Un minuto antes, ambas escuadras se quedaron con diez jugadores por las expulsiones de Mendoza, por el local, y Galo Corozo por LDU.

Tres a uno inobjetable, con ingredientes poco comunes, pero al mismo tiempo típicos, no todos, de un partido de exhibición.

Aucas: 25 Mario Lozano, 54 José Villacís (6 Carlos Arboleda 78′), 5 Andrés Mendoza, 14 Carlos Bayas, 51 Jimmy Gómez, 16 Vladimir Cheme (13 Pedro Romo 62′), 15 Eduardo Quiñónez (2 Rodrigo Castrillón 80′), 50 Alexander Godoy (7 Jairo Padilla 72′), 8 Diego Quintanilla (11 Patricio Avilés 72′), 9 Gustavo Figueroa (10 Jonathan Conrado 53′), 18 Roberto Ordóñez (17 Jefferson Lara 82′).

Liga: 12 John Jaramillo (1 Edwin Calderón 72′), 6 Cristian Mina (4 Jefry Aray 62′), 2 Galo Corozo, 3 Walter Reyes (5 Marlon Bravo 66′), 7 Nelson Martínez, 14 David Carrera (15 Steven López 62′), 11 José Pabón, 10 David Patiño, 8 César Vásquez (13 Mateo Rockemback 66′), 16 Kely Vásquez (17 Carlos Lucio 66′), 9 Diego Hurtado (18 Luis Carcelén 58′).

Deja tu comentario: