Bauza pagará el “asado”

Bauza pagará el “asado”

Acabado el primer clásico quiteño en Ibarra, imaginemos a Bauza vestido de chef, a Ischia saboreando un buen lomo fino y a los azules brindando con las copas otorgadas al ganador de la primera etapa.

Semanas atrás cuando el técnico Carlos Ischia llegaba a Quito se refirió en buenos términos al plantel que lo contrató, al buen equipo de Liga y a su técnico, Edgardo Bauza.

La suspicacia del periodista capitalino calentó, desde entonces, el clásico que se jugó este miércoles en la ciudad blanca (nada que ver con el uniforme de la U) cumpliendo la vigésima segunda fecha de la Copa Credife.

Sus primeros versos, emocionados y mareados por la altura, ya retaban a su amigo y colega: “Lo que más espero es jugar contra Liga y ganarle el asado a Edgardo” dijo Ischia y se perdió entre las camisetas azulgranas que lo esperaban en el Mariscal Sucre. Cosas del fútbol y culinaria.

El reto se transformó en sentencia. De la mano de Ischia, de la potencia de Bevacqua y de los errores de Liga, hoy el D. Quito se levanta orgulloso y se siente que todavía pelea por ganar la primera etapa del campeonato nacional. Claro está, la primera opción la tiene el equipo azul del Emelec.

Liga, se notó desde el primer minuto, jugó con la tabla de posiciones pegada a los botines de los hábiles Bolaños y Barcos. La velocidad, potencia, gambeteo y elegancia de otras jornadas yacían anudadas entre los goles a favor, los en contra y los puntos en juego. Solo así se puede entender las tantas oportunidades que el equipo blanco desperdició ante la defensa del equipo “Chulla” y su golero.

Bevacqua, en cambio, aprovechó el mínimo espacio y una habilitación de crack de Fidel Martínez para marcar, ante el vuelo de Domínguez, el gol de la desesperación azucena. Los Chullas bailaron y Liga trató, pero no le bastó para mejorar en su juego y para llegar con algo de claridad sobre la portería contraria.

Deja tu comentario: