Así te recuerdo

Así te recuerdo

Te recuerdo defendiendo a un equipo que no es de mucho agrado para  los Liguistas. Cuantas veces en nuestro estadio saliste insultado, los gritos de toda una tribuna descendían en tu contra.

Recuerdo en una ocasión haberte visto llorar en el arco norte de Casa Blanca cuando con dicho equipo no lograste conseguir el título del 2002.

Cuantas veces te retiraste ovacionado en el Olímpico. Recuerdo el partido ante Brasil con tus salvadas espectaculares y un partido que no olvidaré jamás ante Uruguay, que aunque en esa ocasión no lograste atajar el penal realizaste el mismo ritual que nos llevaría a ser campeones en el Maracaná; en aquel partido clasificamos a nuestro primer mundial.

Y como el fútbol no es grato te vi retirarte con tristeza de aquel equipo guayaquileño.

Parecía el ocaso de tu carrera cuando llegaste al Deportivo Azogues. Fuiste titular en un partido en nuestro estadio, fue la primera vez que ganaste ahí,  y te acercaste al centro de la cancha y lo festejaste como quien tenía una cuenta pendiente.

Cuando me enteré que llegabas a Liga no me parecía buena idea, pensaba, ¿para qué lo traen? ya está viejo, está en el fin de su carrera, ¿por qué no traen a un arquero joven?. Cuán equivocado estaba, la dirigencia creyó en ti y a mí me taparías la boca con gloria.

Llegaron los partidos de Copa Libertadores del 2008, el partido ante San Lorenzo en Quito fue el inicio para que tu historia se convirta en leyenda, no llevabas ni un año en Liga y ya te habías ganado el cariño de la hinchada.

Y fue luego en aquel 2 de Julio y en el mismísimo Maracaná donde te hiciste gigante al atajar tres penales con los cuales nos diste el título más importante de América a nivel de clubes, la primera vez para nuestro país en un día que quedará grabado  por siempre en la retina de los Liguistas.

Jugaste un mundial de Clubes y aunque esta ocasión el resultado nos alejo del título, una vez más te vi llorar bajo los tres palos y recordé la imagen del 2002 y supe que en poco tiempo llegaste a querer tanto a nuestra camiseta que llorabas por la derrota.

Para el año 2009 parecía que aceptabas la banca con resignación, otro gran arquero era el titular pero por cuestiones del destino y por una lesión de Domínguez terminaste jugando el partido que nos dio el título de la Recopa Sudamericana.

Creo que el año 2010 fue el que menos te vi jugar, esta vez tu retiro ahora sí parecía estar cerca, pero la historia condena a los grandes a saborear la gloria, después de ganar el partido de ida de la Recopa Sudamericana en casa, una vez más se lesionó Domínguez y la responsabilidad volvía a recaer en ti ante un difícil Estudiantes de la Plata y fue ahí en ese estadio donde conseguimos nuestra segunda Recopa Sudamericana gracias a tan aguerrido equipo y a tus inolvidables atajadas.

Hoy terminaste tu carrera frente a una hinchada que antes te insultaba, y es que solo el fútbol da esa clase de revanchas. Te retiras como el más grande y con una hinchada de LIGA infinitamente agradecida.

Solo me resta desearte suerte, darte las gracias y decirte que ESTA HINCHADA JAMÁS TE OLVIDARÁ.

 

Deja tu comentario: